miércoles, 21 de septiembre de 2011

India - Una nueva unidad especial de nutrición de Tdh trabaja en la región de Sundarbans

El 11 de julio, cuatro pequeños menores de 2 años, aquejados de desnutrición, franquearon las puertas de la nueva unidad de nutrición de Tierra de hombres (Tdh - Ayuda a la infancia). Sus madres reflejaban en sus caras toda clase de preguntas y de incertidumbres, de lo que puede aportarles a sus bebes. Grandes sonrisas han remplazado estos semblantes turbados dos semanas más tardes, cuando las mamas y los niños han regresado a su comunidad en plena forma, con la promesa de volver para un seguimiento regular.
Esta unidad de nutrición se abrió el pasado 11 de julio, en Sundarbans, sobre el Delta del Ganges. Instalada en el primer piso de una maternidad cedido por un colaborador de Tdh, tiene una capacidad de 10 camas. Cinco enfermeras y un médico puntual ayudan a los niños y niñas que llegan de paso. Con la llegada de los cuatro primeros menores, bebes chillones y enfermeras exaltadas dieron vida a este lugar. Los niños y niñas eran alimentados cada dos horas según una formula adaptada a sus necesidades urgentes y las madres son informadas para que sepan alimentarles correctamente según sus edades y sus medios. En el espacio de algunos días, el estado de los niños y niñas era ya mejor, por fin se sostenían en pie, se alimentaban más y eran más exigentes con lo que querían comer. Ellos tienen prisa en acceder a una segunda forma de alimentación más evolucionada y más adaptada a su nuevo estado. Al mismo tiempo, las madres han sido sensibilizadas en prácticas de higiene y de cuidados  adecuados para que los menores puedan volver a su casa.
Uno de los momentos más impactantes fue cuando una madre una mañana mostró una gran sonrisa durante la segunda semana de tratamiento. Esta mujer, que no había pronunciado palabra durante los primeros días, observó entonces a su hijo que reía al despertarse igual que los demás. El niño había llegado a la unidad de nutrición en un estado de desnutrición muy avanzado, con un vientre hinchado y con los intestinos infestados de gusanos. Reaccionó rápidamente y muy bien al tratamiento.
Los niños y sus madres volvieron a sus casas después de 14 días con un bagaje de raciones de cereales, de plantas leguminosas, aceite, así como un kit de ropa, mosquiteras y una manta. El equipo de Tdh les visita regularmente para seguir la evolución del estado nutricional de los niños y niñas y ayudar a las madres a aplicar las reglas de vida que ellas habían aprendido. Pronto volverán todos a la unidad de nutrición para su primer control médico oficial. Idealmente, estaría muy bien vigilarles durante más tiempo en la unidad de nutrición, al menos una semana más, pero no es fácil convencer a las madres quedarse más tiempo. Tres de ellas tenían otros hijos y se preocupaban mucho por ellos. Persuadir a las madres para quedarse durante todo el periodo del tratamiento es un verdadero reto que se planteará a lo largo de todo el proyecto.
Esta nueva misión ha sido una experiencia difícil pero apasionante para el equipo de Tdh: “Sabemos que hay mucho camino por recorrer antes de que podamos ver como se reparte una buena salud a todos los niños y niñas que vienen a nosotros, pero esto es ya un comienzo. Nuestra mayor recompensa en esta primera experiencia es la confianza que hemos ganado por parte de la comunidad gracias a una combinación de trabajo entre esta comunidad y los servicios de la clínica”. El trabajador social de Tdh encargado de movilizar a la comunidad explica: “Ahora, soy bienvenido en el pueblo y acogido calurosamente por los hombres que siempre se plantaban delante de mí como si fueran a saltarme a la garganta cada vez que iba a visitarles”.
Este proyecto comenzó en enero de 2011 e intenta impedir que 20.000 niños y niñas menores de 5 años sufran desnutrición. Comunidades e instituciones han sido formadas y equipadas para cuidar a los menores aquejados de una forma aguda, moderada o severa de desnutrición. Las recientes conclusiones revelan que un 6,3% de los niños y niñas presentes en la zona de intervención de Tierra de hombres sufren de desnutrición severa y  un 12,5% de desnutrición aguda moderada. Este proyecto es el único que hay en curso en el Estado de Bengala-Occidental, que comprende una población de 90 millones de habitantes.
La Misión Nacional para la Salud Rural, apoyada técnicamente por UNICEF, ha elaborado las líneas directrices para una gestión integrada de la desnutrición aguda severa (IMSAM). Estas directrices son integradas progresivamente en las regiones de los Estados. Tdh colabora estrechamente con el Estado y UNICEF y es reconocida como una agencia con las capacidades técnicas necesarias para trabajar a favor de los niños y niñas desnutridos.