lunes, 1 de agosto de 2011

Bénin - Los niños y niñas reclaman más familias de acogida

Desde hace seis meses, la delegación de Tierra de hombres (Tdh - Terre des hommes) en Bénin ha decidido confiar a niños y niñas víctimas o expuestos a riesgos de explotación, tráfico y maltrato a familias de acogida antes que llevarlos a un centro para menores. Antes de ser reintegrados en un entorno protector (su propia familia u otra), están protegidos y respaldados por estas familias de acogida y sus comunidades, implicadas y sensibilizadas al mismo tiempo.
Estas familias de acogida son familias beninesas seleccionadas según criterios bien establecidos. Durante la estancia del niño o niña en una de estas familias, los equipos de Tdh buscan a su familia de origen y deciden enseguida si el niño o niña podrá volver al seno de su hogar, según los problemas que haya sufrido. En efecto, tanto los menores que puedan haber sido enrolados en diversos tráficos,  regresarán, salvo excepciones, a sus familias, como los menores que se han fugado para escapar a malos tratos corporales y psicológicos que les hacían sufrir sus tutores. En este último caso, el niño o niña serán confiados a algún familiar lejano o a una familia de acogida.
Actualmente, Tdh colabora con 16 familias de acogida localizadas en la ciudad de Cotonou y en sus inmediaciones. En el transcurso de los 6 últimos meses, 127 niños y niñas han podido encontrar un lugar en el seno de su familia, 10 niños y niñas siguen todavía en familias de acogida.
El papel de estas familias de acogida no se limita únicamente a albergar a estos menores. Además, les ayudan a resocializarse y a volver a ser alegres. “Yo ayudo a los niños que se alojan en mi casa a construir un proyecto individual que deberán realizar cuando ellos vuelvan a sus casas. Me hago cargo de estos niños como si fueran míos, me siento útil”, declara una madre de una familia de acogida. Sin embargo, mientras que su misión es sobre todo la de cuidar al niño, escucharle, para ayudarle mejor, esta responsabilidad no es simple y estas familias son a menudo presas de las dificultades. “Algunos niños o niñas son introvertidos y evitan todo diálogo en los primeros días”, nos cuenta el padre de una familia de acogida. Tdh efectúa un seguimiento permanente de estos menores y las familias para solventar todas las dificultades encontradas.
Estas familias de acogida tienen un papel innegable sobre el bienestar y la protección de estos niños y niñas, y se están seleccionando actualmente nuevas familias para ayudar al avance de éstos.