jueves, 14 de julio de 2011

Togo - Los habitantes de Lomé descubren a los menores del Gran Mercado


Con ocasión del Día de la Infancia Africana, los menores que trabajan en el Gran Mercado de Lomé (Togo) con el apoyo de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) han organizado una exposición seguida de una subasta de “batiks” (telas pintadas a mano) realizadas por ellos con esmero. Una buena oportunidad para descubrir el talento escondido de estos hijos/as de las tinieblas.
En el marco de su proyecto de Protección a la Infancia en el Gran Mercado y de las celebraciones del Día de la Infancia Africana, la delegación de Tdh en Togo ha propuesto a los menores que trabajan habitualmente en este mercado que se expliquen fabricando los “batiks”. 15 vendedores ambulantes han participado también en este taller y un decorador de telas (batikeur), Edem Sodjinsi, les ha acompañado en el descubrimiento de este arte.
El objetivo de este taller era ofrecer a los jóvenes una formación a la vez técnica y recreativa, realizando su valoración junto a personas externas. A través del arte del batik, estos menores han podido explicar de forma diferente sus experiencias de la vida diaria. La exposición se ha llamado naturalmente “Autoretrato”.
Entre los numerosos temas evocados por estos aprendices de artista, el maltrato y las malas condiciones de vida han sido las más reflejadas, más como un reflejo de la realidad del país que como vivencia personal. Sin embargo, es preciso subrayar la visión optimista de estos niños y niñas. En efecto, ellos han puesto por delante el espíritu de la solidaridad que reina en el Gran Mercado, predicando la libertad de cada niño o niña de ser dueños de su futuro.
Durante la subasta, la embajadora de Estados Unidos y la Directora General de Protección a la Infancia han honrado a los niños y niñas con su  presencia. Esta tarde ha estado llena de emoción para los menores que, por cierto, algunos de ellos no habían tenido nunca la ocasión de compartir su vida cotidiana con tantos invitados. También se han impresionado por la implicación de los visitantes para mejorar sus condiciones de vida.
Los 240.000 francos CFA (500 Francos suizos) recaudados durante la venta, permitirán ofrecer un aprendizaje a 4 niños o niñas en el oficio de su elección. Y después del éxito de esta actividad, los menores tienen desde ahora la posibilidad de autofinanciarse su formación profesional y de poner en marcha nuevas actividades generadoras de ingresos.