lunes, 25 de julio de 2011

Adaptar los cultivos para garantizar la nutrición y reducir los riesgos de catástrofes en áreas propensas a inundaciones de Bangladesh

El problema subyacente de la desnutrición aguda en Bangladesh se extiende más allá de la acción que dirige Tierra de hombres – Ayuda a la infancia (Tdh – Terres des hommes) en el campo de la salud, de la nutrición, del acceso al agua y al saneamiento. Tener medios de subsistencia frente a una perpetua inseguridad alimentaria es un gran problema. La mayoría de los pequeños campesinos y aldeanos no consiguen cultivar alimentos a lo largo de todo el año, porque les falta el conocimiento y el espacio necesario, pero sobre todo a causa de las inundaciones destructoras y las marejadas producidas por las tormentas (que provocan infiltraciones de agua salada). Sus familias no pueden alimentarse correctamente durante varias semanas. Este periodo corresponde a la estación del monzón, desde mediados de abril hasta julio.
La “reducción de los riesgos ligados a las catástrofes naturales” es un componente esencial incluido en todos los proyectos de Tdh. En Bangladesh, las inundaciones cuando son de nivel “normal” no son consideradas como “catástrofes” pero la subnutrición que afecta a las familias que renuncian a cultivar a causa de la falta de espacio, de conocimientos y/o de los riesgos de inundaciones es una de las mayores catástrofes silenciosas de nuestro planeta.
A fin de determinar la mejor manera de optimizar un aumento de la cultura personal, con una atención especial en la reducción de los riesgos ligados a las catástrofes, Tdh y su colaborador técnico, Greendots (Ginebra), se han inspirado en el concepto de arriates sobreelevados, presentes en los jardines “Keyhole gardens” y “bag gardens” de la organización Send a Cow Ouganda. Con su colaborador local, Tdh y Greendots han adaptado y testado esta técnica con dos familias  que viven en las comunidades costeras vulnerables a lo largo de la Bahía de Bengala, justo antes del comienzo del  monzón.
Actualmente, los resultados muestran que los jardines “keyhole” son viables en las zonas inundadas, durante los ciclones y las inundaciones. Estos campesinos han resistido las fuertes lluvias causadas por el monzón y a la marejada producida por la tormenta que ha destruido los jardines vecinos. Con el técnico experto de un colaborador competente en estas técnicas se puede, garantizar que las huertas personales podrán ser integradas como componente en el modelo de acción de reducción de riesgos de Tdh a fin de combatir la desnutrición.