lunes, 13 de junio de 2011

Moldavia - Unir deporte y creatividad para ayudar a niños y niñas vulnerables

En Moldavia, Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) administra dos proyectos que intentan ayudar a niños y niñas vulnerables a expresar y adquirir una mayor confianza en sí mismos gracias a diversas actividades psicosociales. Los dos proyectos aportan un apoyo diferente a los menores: el proyecto MOVE trabaja mediante juegos y deporte, mientras que el proyecto CPSN (“red de protección a la infancia”) utiliza actividades creativas y tiene a bien acompañar al Estado en la instauración de un modelo de sistema de protección a la infancia.
Estos dos proyectos utilizan un método similar que consiste en ayudar a cada niño/a, según sus problemas, a expresarse mediante práctica, participación y libertad de expresión, y tienen los mismos objetivos el desarrollar sus competencias. Estos dos proyectos son llevados a cabo por toda una red de profesionales.
Una de las primeras fases para reunir estos dos proyectos era la de formar a todos los equipos al mismo tiempo, para que el equipo MOVE sepa utilizar las actividades creativas y el equipo CPSN las actividades deportivas. Michele Meuwly (persona-recurso para el proyecto MOVE) se ha reunido sobre el terreno con el objetivo de crear un programa común, para salvaguardar el objetivo de apoyo psicosocial, de acuerdo con los estándares del Ministerio Moldavo de Educación y basado en los principios de Tdh.
Michele nos explica: “Por ser la primera vez, no he formado solamente a los grupos del proyecto MOVE sino también a los coordinadores de CPSN. Estos coordinadores utilizan las actividades que nosotros llamamos artísticas. Son artísticas en el sentido de que los niños y niñas deben realizar alguna cosa y alcanzar un objetivo: hay una especie de resultado “estético”. Lo que yo he querido aportar a los educadores es la manera de desarrollar estas actividades en un marco, que deje siempre plena libertad a cada niño/a para expresarse como una persona única. Nuestro objetivo no es que los niños/as obtengan un “buen” resultado sino que puedan expresarse sin coacciones. Se trata pues de una forma de actividad sin juicios y abierta: nosotros no esperamos nada, los menores pueden usar libremente lo que les proponemos y lo que es más importante para ellos es que enseguida pueden compartir lo que han hecho y lo que eso les ha aportado”.
Se trata de utilizar una metodología basada en el movimiento, el juego y el deporte, pero también combinarla con actividades artísticas ampliamente aplicadas por los monitores de CPSN. Ahora, nos gustaría que los monitores de los dos proyectos pudiesen desarrollar las mismas actividades con una metodología psicosocial. El objetivo es dar oportunidad a niños y niñas de jugar y de utilizar actividades creativas para ayudarles a mejorar sus competencias personales y sociales”, indica Michele Meuwly.