jueves, 23 de junio de 2011

Afganistán - La educación como derecho universal para menores ricos y pobres


Desde hace décadas, la población de Sarband, un pueblo remoto de la región de Torkham, privado de acceso a la salud y educación, estaba dividido en dos grupos principales. Los ricos que dejaban a los pobres de lado, privados de sus derechos. Después de dos años de trabajo, por fin, se ha abierto una escuela que recibe a todos los niños y niñas de la comunidad.
En Sarband, las familias ricas (Khanan) tenían la costumbre de emplear a personas provenientes de las familias pobres para trabajar en sus campos. Las condiciones de trabajo de estas personas eran apenas mejor que la de los esclavos. Los antiguos miembros de la comunidad (Malaks), todos de familias ricas, habían rehusado siempre la construcción de una escuela en su pueblo, por miedo de ver su influencia disminuida si los pobres tenían acceso a una educación. Ellos enviaban a sus niños y niñas a escuelas de otras provincias mientras que los pobres no podían desplazarse.
Tierra de hombres y el Child Rights Consortium, primero han tenido que establecer un Comité de protección a la infancia en este pueblo. Ricos y pobres se reunían para asistir a las sesiones de información sobre los principios de la protección a la infancia.
 Después de dos años de discusiones, de sensibilización sobre los derechos de la infancia, con los principales actores de la comunidad, Tdh finalmente ha conseguido convencer a los miembros del Comité de protección a la infancia sobre la importancia de la educación como derechos universal –que concierne igualmente a los niños y niñas pobres. Entonces, la población ha escrito al Gobierno Afgano, pidiendo la construcción de una escuela en el pueblo. Una vez aceptada la demanda, se ha construido una escuela en Sarband por Unicef y Tdh. 106 niños y niñas, ricos y pobres, reciben juntos una educación desde ahora.