miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Nueva esperanza para la justicia de Burundi?

En enero de 2011, un nuevo fiscal tomo posesión de su cargo en el Consejo Municipal de la ciudad de Bujumbura, llevando gran esperanza a los presos cuyos expedientes han ido dando vueltas durante meses, incluso años. Y en realidad, el nuevo fiscal pronto verá que algunos expedientes han sido olvidados y a otros les han dado carpetazo, otros simplemente se han perdido, mientras que los presos van rotando por las cárceles sin ninguna esperanza de salir libres algún día. Entre los acusados hay también menores de edad, algunos de ellos vieron el exterior por última vez en 2007.
Al no tener un sistema legal computarizado, el increíble retraso en los procedimientos, y la prioridad de la privación de libertad, deja a los adultos - y a los niños y niñas - durante años en prisiones atestadas, sin haber sido juzgados. Un trabajador social de Tierra de hombres (Tdh – Terre des hommes) se ha esforzado en sacar a la luz los expedientes de todos los acusados menores de edad, algunos de estos expedientes habían desaparecido sin dejar rastro. Mientras alertaba al fiscal, nuestro trabajador social ha hablado con alguno de estos jóvenes presos (en prisión preventiva desde hace 4 años) para escribir una carta que muestre su situación y pedir que se les escuche. El 27 de abril, el fiscal ha pedido una lista de todos los presos que están esperando juicio sobre todo los menores.
Alrededor de 180 jóvenes han sido encerrados en las cárceles de Burundi. Actualmente, 54 de ellos se benefician de un abogado: por orden del fiscal, los presos menores de edad  han obtenido ayuda legal gracias al trabajador social de Tierra de hombres.
La justicia de Burundi es un sistema cuyas irregularidades han sido innumerables, y cuando una persona decide hacer algo al respecto, aparece como una nueva luz y una esperanza para los prisioneros y para el país”, dice Mylene Ntamatungiro, encargada de información para la delegación de Tdh en Burundi.