miércoles, 30 de marzo de 2011

Brasil - Entrevista con el coordinador jurídico de Tdh sobre la justicia restaurativa

“Justicia Restaurativa” es un término desconocido para la sociedad. Sus prácticas, alternativas, innovadoras, obtienen resultados positivos, principalmente cuando se ponen en marcha con niños/as y adolescentes. Renato Pedrosa, coordinador jurídico para Tierra de hombres, se ha ofrecido a informar del objetivo a ACM –asociación de magistrados de la región de Ceará.
La justicia restaurativa es un sistema muy innovador y diferente de la justicia tradicional. ¿Cómo ha aparecido este concepto?
Renato Pedrosa - “La justicia restaurativa ha emergido en los años 1970, cuando numerosas iniciativas buscaban alternativas a la manera de tratar las acciones conceptuadas como criminales. Primeramente esta justicia se aplicó en Canadá, Nueva Zelanda y Australia. La expansión del movimiento restaurativo ha llamado la atención de Naciones Unidas, donde el Consejo Económico ha redactado una declaración sobre los principios básicos de la Justicia Restaurativa. En Brasil, los primeros proyectos se iniciaron en 2005, en las ciudades de Porto Alegre (RS), Sao Caetano do Sul (SP) y Brasilia (DF). Han sido financiados por la Secretaría de la Reforma de la Justicia y por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Después, las prácticas restaurativas se han diseminado alrededor nuestro: en las comunidades, los sistemas de justicia, las familias, en casa de los niños/as y adolescentes, en las prisiones y unidades de internamiento, etc.”
¿En qué consiste la justicia restaurativa? ¿Cómo se aplica?
Renato - “En Brasil, existen diversas modalidades de aplicación de la Justicia Juvenil Restaurativa. Por ejemplo, estamos trabajando con un proyecto piloto en la villa de Sao José de Ribamar (MA), junto con un hogar de acogida de adolescentes implicados en conflictos. Utilizamos por ejemplo, los “círculos restaurativos” para la resolución de conflictos: se implica al autor del conflicto, a las víctimas directas e indirectas y a los miembros de la comunidad. Juntos, y considerándose iguales, reparan los daños, restauran la dignidad, la seguridad, la justicia y aseguran la reintegración familiar y comunitaria. Cuanto mayor es el grado de colaboración, de participación, de escucha, mejor es la restauración. Todo el proceso es dirigido por un mediador debidamente cualificado.
Igualmente, esta práctica se ha desarrollado a lo largo del proceso judicial y  para prevenir y resolver los conflictos en las escuelas públicas y en las comunidades. Cada vez, lo importante es la voluntad y la participación de los adolescentes. Padres, profesores y otros miembros de la comunidad: de todos los que pueden contribuir a la resolución del conflicto.”
Hay una gran resistencia frente a esta práctica innovadora por parte de los magistrados, fiscales, abogados… ¿Cómo les sensibilizáis?  
Renato - “La Justicia Juvenil Restaurativa, como la mitad de las alternativas de resolución pacífica de conflictos, no sustituye al sistema actual de justicia, pero puede funcionar con él, complementándolo. En todos estos proyectos sobre justicia juvenil, en Brasil y en otros países, Tierra de hombres trabaja en colaboración con magistrados, fiscales, defensores públicos y abogados. Actualmente, Tierra de hombres ha llegado a un acuerdo con el Ministerio de Justicia, a través de la Secretaría de la Reforma de la Justicia, para colaborar en los procesos de sensibilización de la Justicia Juvenil Restaurativa.”