jueves, 17 de marzo de 2011

Alternativas a la detención en Afganistán

A fin de instituir una justicia juvenil restaurativa más que represiva en Afganistán, la puesta en práctica de alternativas a la detención constituye una etapa decisiva. Estas alternativas son un medio de reinsertar a los niños y niñas en conflicto con la ley más que castigándolos únicamente. El objetivo es el de desarrollar el sentido de la responsabilidad en casa de estos niños y niñas, ofreciéndoles la oportunidad de desarrollar su educación y de adquirir competencias mientras cumplen su condena.
La justicia juvenil afgana ha evolucionado considerablemente durante la última década. El marco jurídico se ha visto enriquecido con importantes normas internacionales, como el principio de la detención en última instancia (artículo de la Convención para la protección de los Derechos de la Infancia) y los principios que garantizan un proceso equitativo y el respeto de este derecho. En particular, la edad de responsabilidad penal ha sido elevada de 7 a 12 años en el Código de Menores elaborado en 2005; igualmente la nueva ley ha definido un conjunto de 8 penas alternativas a la detención, incluyendo por ejemplo, los trabajos de interés público, la suspensión condicional de la pena o el arresto domiciliario.
Hasta ahora, estas alternativas eran raramente utilizadas por los jueces y los fiscales. La tendencia predominante, a día de hoy, consiste en enviar sistemáticamente a los niños y niñas a prisiones para menores, independientemente de la gravedad de la infracción cometida. Por ejemplo, un niño/a de 14 años que roba comida puede estar detenido con un asesino de 17 años. Esta confrontación frente al sistema judicial y a la prisión puede tener un impacto peligroso en los jóvenes.
El Consorcio para los Derechos de la Infancia (CRC), dirigido y coordinado por Tierra de hombres, está activo en las cuestiones de justicia juvenil desde 2009. A fin de ayudar a mejorar la situación actual y de animar a la aplicación de penas de sustitución, se ha organizado un taller titulado “Taller sobre la puesta en marcha de una justicia restaurativa para los menores en Afganistán”. El objetivo de este taller era reunir a los actores clave del sector: jueces, fiscales, abogados, directores de prisiones para jóvenes, trabajadores sociales y representantes del Ministerio de Trabajo, de Asuntos Sociales, Mártires y Minusválidos. Las diferentes sesiones han permitido discutir las cuestiones actuales en materia de justicia juvenil; han contribuido sobretodo a mejorar la comunicación entre las partes implicadas. Por otro lado, los talleres han representado una excelente ocasión para los miembros del CRC para comprender mejor como los profesionales imaginan el futuro del sistema judicial de menores.
El CRC ha llevado esta serie de talleres desde octubre de 2010 hasta febrero de 2011 en Jalalabad, Herat, Mazar y Kabul. Cada sesión ha reunido alrededor de 40 profesionales de la justicia de menores. Se ha dejado sentir ya su impacto positivo. En febrero de 2011, los jueces de menores que han asistido a esta formación en el distrito de Herat han decidido aplicar soluciones alternativas a la detención a 12 niños/as condenados (11 muchachos y una chica) que han cometido delitos menores. En lugar de prisión cerrada, estos niños/as podrán cumplir su condena en un centro de rehabilitación abierto donde participan en actividades educativas y profesionales durante la jornada. Por la noche están autorizados a volver con sus familias. Estos progresos remarcables siguen exactamente la línea fomentada por el CRC. El siguiente objetivo es construir un nuevo centro de rehabilitación abierto en Herat, a fin de facilitar la puesta en marcha de soluciones alternativas a la detención.