domingo, 13 de febrero de 2011

Tdh Marruecos - Apoyo a madres solas, prevención del abandono infantil y apoyo escolar a niños/as hijos/as de madres solteras en Agadir


Tierra de hombres (Tdh) está trabajando para contribuir a la mejora de la situación de las madres solas, la prevención del abandono infantil, la escolarización de niños y niñas, hijos de madre soltera o en situación de dificultad y la alfabetización y reinserción socio-profesional de las “petites bonnes” (lucha contra la explotación infantil).
Tierra de hombres (Terre des hommes) contribuyó a la creación de dos asociaciones locales en Agadir (Marruecos) con el fin de que retomaran los programas puestos en marcha para la protección de las madres solteras y sus bebés: Oum el Banine (Madre de jóvenes mujeres) y Ard Al Aftaal (Terre des Enfants).
El proyecto de apoyo técnico de Terre des hommes Maroc pretende que los comités de Oum el Banine (OEB) y Ard Al Aftaal (AAA) planifiquen, pongan en marcha y sigan las actividades a favor de las madres y de los niños de manera profesional.
El proyecto de OEB consiste en ofrecer ayuda a las madres solteras marginadas y en situación difícil. Estas mujeres, dada la falta que constituye tener una relación sexual al margen de los lazos del matrimonio, son rechazadas por sus familias, empleadores y la sociedad en general. A menudo, para reintegrarse en la familia, estas mujeres acaban por abandonar a sus bebés.
El proyecto de AAA se concentra en el apoyo escolar a hijos e hijas de madres solteras o de familias en situación difícil, así como el de niños y niñas que se encuentran en el centro de salvaguarda de la infancia con el fin de que estos tengan las mismas oportunidades que los otros de superar sus estudios primarios. Con el fin de ayudar a estos niños/as, AAA lanzó también actividades con sus madres para que estas puedan hacerse cargo por sí mismas (formaciones en costura, bordado y cocina). Finalmente, en 2008, AAA comenzó un proyecto de lucha contra la explotación de jóvenes mujeres por el trabajo de “petite bonne”. Para ello, se decidió trabajar en los douars que abastecen a la ciudad de Agadir de “petites bonnes” rurales.