viernes, 14 de enero de 2011

Haití - Un año después del terremoto, seguimos ayudando tras las catástrofes acumuladas

.

El terremoto que asoló Haití el 12 de enero de 2010 ha causado más víctimas que el tsunami de 2004: 250.000 muertos, 300.000 heridos y 1.300.000 sin hogar. Y desde octubre, cientos de miles de haitianos han sido contagiados por una epidemia de cólera. Ante estos azotes, Haití es ya el país más pobre del continente americano. Las catástrofes naturales se suceden y devastan las condiciones de vida de sus habitantes. La Fundación Tierra de hombres - Ayuda a la infancia (Tdh – Terre des hommes), que trabaja sobre el terreno en la salud y la alimentación de los niños y niñas desde hace más de 20 años, ha triplicado su ayuda después del seísmo.
Tdh lleva interviniendo en Haití desde hace más de 20 años y ha desarrollado la salud básica y la nutrición de los niños y niñas, de las mujeres embarazadas y lactantes en el departamento del Sur.
El día después del seísmo, gracias al equipo existente en el lugar, al conocimiento del terreno y a la confianza de la población y de las autoridades, Tdh ha ampliado sus zonas de intervención y ha aportado una ayuda de calidad. Inmediatamente, el equipo ha dado un apoyo paramédico y logístico a los dos hospitales de la ciudad de Les Cayes, saturados de cientos de heridos venidos de la zona del terremoto. Al mismo tiempo, un equipo de urgencia de Tdh llegaba a la isla y se instalaba en el Departamento del Oeste, en la región de Leogane, epicentro del seísmo. La Fundación de Tierra de hombres ha encontrado el apoyo de otras organizaciones, Tierra de Hombres de Holanda, Alemania,  Italia y Luxemburgo, además de Chaîne de Bonheur, Medicor y también de la generosidad de la población suiza.
En el transcurso del año 2010, Tdh ha aportado también ayuda de urgencia y servicios para mejorar las condiciones de vida de las más de 75.000 personas golpeadas por la catástrofe. De entrada, Tdh ha desarrollado una aproximación que favorece el regreso y el mantenimiento de la población en sus antiguos lugares donde estaban sus viviendas, a fin de evitar los fenómenos de reagrupación y reforzar la resistencia de las comunidades. Se han entregado a las familias refugios temporales, productos de primera necesidad y agua potable. Luego, a medida que se respondía a las necesidades elementales y se anticipaba a los nuevos riesgos de ciclones que se anunciaban, Tdh ha construido equipos más duraderos: instalaciones permanentes de agua y saneamientos, y después refugios “transitorios” que ofrecen una vida más digna y más segura que las simples tiendas. En total, se han abierto 9 centros de ocio comunitario que ofrecen a los niños/as juegos, talleres de expresión y de movimiento, a fin de devolverles la confianza y constituirse en un entorno estable. Se han puesto en marcha medidas de protección y de acompañamiento individualizados para los más vulnerables, tales como los niños/as separados de sus familias, víctimas de abusos, de explotación y de otras formas de violencia. Trabajando en estrecha colaboración con los habitantes e instituciones de Haití, Tdh ha creado sobre el terreno unos 200 empleos para haitianos, a los cuales se les añaden unos 20 expatriados. Cerca de 14 millones de francos suizos (10,5 millones de euros) han sido comprometidos para los años 2010 y 2011. 
En los próximos meses, Tdh proseguirá sus esfuerzos para cuidar a los niños/ desnutridos, proteger a la infancia más vulnerable, mejorar las condiciones higiénicas y el saneamiento y además combatir el cólera en todas sus acciones (asistencial, prevención comunitaria, protección). Tdh trabaja en estrecha colaboración con el Gobierno y las comunidades, a fin de asegurar la durabilidad de su acción. Su objetivo es el de dar las facultades y lo medios a las familias y a las comunidades para construir su futuro, asegurar un entorno sólido y digno a sus niños y niñas. Más información.