miércoles, 13 de octubre de 2010

Haití - 9 meses más tarde

Después de más de 9 meses, Tierra de hombres (Tdh) interviene en Haití junto a las familias que viven todavía las consecuencias del violento terremoto ocurrido a comienzos de este año. Tdh intenta llevar el máximo de ayuda a las comunidades para que puedan reconstruir su vida: protección de niños y niñas que viven situaciones difíciles, cuidados para niños/as aquejados de malnutrición, y construcción de alojamientos y saneamientos en las zonas más castigadas para velar por la salud de familias enteras.
Tdh ha puesto en pie centros de acogida recreativos para que todo niño/a pueda reunirse libremente. Allí los niños/as liberan sus miedos, crean lazos gracias a los juegos y a todos los eventos que tienen lugar allí. Pero estos centros permiten sobretodo entrar en contacto con estos niños/as, a menudo separados de sus familias o viviendo situaciones muy difíciles y velar por su protección. Sylvain Fournier, coordinador psicosocial de Tdh en Haití explica: “Se encuentran niños/as que viven situaciones de negligencia, de falta de atención, de cuidados y de higiene. La aproximación psicosocial, puesta en marcha en estos campos, permite aportarles todo esto y de hacer comprender a las comunidades y a los padres la importancia de toda la atención que deben dedicar a sus hijos/as”. Los trabajadores sociales de Tdh trabajan para llevar un apoyo adaptado a las necesidades de estas familias – desde la búsqueda de los padres de un referente médico, apoyo educativo y psicosocial familiar, hasta la construcción de refugios.
En efecto, desde el principio de su intervención de urgencia, una parte del trabajo de Tdh es también realojar a la población que ha perdido sus casas. Actualmente los refugios han tomado una nueva forma, y son más aptos para ofrecer alojamientos dignos y sólidos a las familias que hasta entonces se alojaban en simples tiendas. Tdh aporta ahora el material y la formación necesaria a las comunidades para que puedan construir estos nuevos refugios llamados “transitorios”. Tdh vigila igualmente para que estos alojamientos dispongan de acceso al agua y a la higiene, todo teniendo en cuenta las características del terreno. “Para nosotros, estos refugios, representan pequeñas casas de madera de 18 metros cuadrados pero para ellos son enormes, sobre todo si tienen agua potable. Se puede ofrecer condiciones de vida duraderas para 10-15 años”, declara Olivier de la Motte St. Pierre, responsable de la distribución y de los refugios de Tdh.
La construcción de las instalaciones sanitarias en las zonas desfavorecidas es uno de los  puntos de acción de Tdh desde hace 9 meses y beneficia a miles de personas que no tenían antes ni baños. Sin acceso al agua potable, ni a un saneamiento efectivo, las poblaciones afectadas por el seísmo están abocadas a padecer graves enfermedades. Disponiendo igualmente de formación en higiene y también conservando estos puntos de agua, las comunidades adquieren la capacidad de atenuar estos riesgos y de velar por la buena salud de sus niños y niñas.
La malnutrición problema de salud igualmente extendido en Haití, es también asumido por Tdh. Con clínica móviles con las que los empleados de Tdh recorren las zonas rurales, descubren a los niños/as aquejados de malnutrición a fin de poderles dar la asistencia necesaria. Las familias reciben consejos sobre salud, sobre todo, jóvenes y futuras madres a fin de que ellas sepan y puedan responder a las necesidades primarias de sus hijos/as.