miércoles, 29 de septiembre de 2010

Líbano - Niños y niñas forzados a trabajar para sobrevivir

Tierra de hombres (Tdh) ofrece protección y asistencia psicológica y social a niños y niñas iraquíes y palestinos refugiados en Líbano. Este país no ha tomado parte en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de Refugiados. Estos tienen pocos derechos y tienen grandes dificultades de acceso a los servicios adecuados, sobre todo, a los psicológicos. Ahora bien, las necesidades se han elevado debido a los importantes traumas que han sufrido en su país de origen. Tdh está considerada como referente en este campo. Los psicólogos trabajan con los refugiados palestinos y su colaborador local, Insan, ha puesto en marcha servicios móviles que van dirigidos a las poblaciones iraquíes.

Nesrine tiene 13 años, vive con su madre, sus dos hermanos y una hermana en un campo de refugiados palestinos al Sur del Líbano. Su padre ya no vive con ellos pues intentó abusar sexualmente de la pequeña y su madre tomó la valiente decisión de alejar a los niños por su seguridad. Nesrine, al ser la mayor, ha abandonado el colegio para ayudar a su familia. Vende ropa por 150 dólares al mes. Su sueño es poder ganar bastante como para que sus hermanos y su hermana puedan continuar yendo al colegio. A ella le gustaría también que su padre dejara de beber.

En cuanto a Mahamad, tiene 14 años y es el mayor de una familia de 6 niños. Vive en una agrupación palestina al Sur de Líbano y abandonó la escuela hace 2 años para pintar coches en un garaje. La labor es difícil y su asma se ha aumentado, pero es el único empleo que ha podido conseguir cerca de su casa y no tiene obligación de pagar el transporte. Mahamad llega muy tarde a su casa. Está triste pues nunca tiene tiempo para jugar. El desearía llegar a ser ingeniero más adelante. Pero la situación financiera de su familia ensombrece este sueño. Por eso le gustaría retomar sus estudios.

Información del proyecto