lunes, 14 de junio de 2010

Tierra de hombres descubre centenares de niños y niñas desnutridos en Haití

Cada día, enfermeras y auxiliares sanitarias de Tierra de hombres en Haití se desplazan por los departamentos del Sur y del Oeste para descubrir niños que padecen enfermedades y prevenirlas, gracias a un sistema de clínicas móviles reforzado después del terremoto del 12 de enero.

En los próximos meses, el aumento de precios, el difícil acceso a la alimentación y la precaria situación de las familias, van a causar un aumento de la desnutrición. Diez enfermeras y auxiliares de Tdh se dan cita directamente en las comunidades remotas y en los orfanatos, a fin de que niños y niñas menores de 5 años, aquejados de dsnutriciónn puedan acceder a los cuidados.

Antes de empezar sus actividades, el equipo médico sensibiliza a las comunidades sobre higiene y explica a los padres como preparar ellos mismos un serum oral (bebida hidratante para casos de diarrea). Los niños/as que tienen necesidad, reciben vitamina A o un tratamiento desparasitador. En el mes de marzo, más de 2.000 niños/as fueron examinados. A 120 niños/as se les diagnosticó de desnutrición aguda, moderada o severa. Los casos más graves de desnutrición son diferidos al programa terapéutico ambulatorio más próximo o a la Unidad de Estabilización Nutricional (USN).

En los Cayos, los niños y niñas son cuidados en una de estas unidades de salud nutricional abierto por Tierra de hombres en 1995. Se benefician de una recuperación nutricional recibiendo leche terapéutica F75 y F100. Cada mañana los padres reciben consejos de sensibilización higiénica, lactancia materna, planificación familiar de la alimentación, etc. Pueden también entrevistarse con la psicóloga de Tierra de hombres.

Junior, padre de la pequeña Roselor, nacida en diciembre de 2009, se encuentra solo con su hijita después de la muerte de su mujer durante el terremoto. Cuando llegó una de las clínicas móviles por su pueblo, diagnosticaron a Roselor una desnutrición aguda severa, debido a la brusca interrupción de la lactancia materna. La pequeña ha sido transferida a la unidad de salud nutricional de los Cayos. El personal médico ha enseñado a Junior la forma de tratar el agua con cloro, preparar el serum oral para su niña y ocuparse de su pequeña mediante simples juegos (los nombres citados han sido modificados para salvaguardar la identidad de las personas).