martes, 22 de enero de 2019

Los niños y niñas rohingyas, entre el exilio y la supervivencia.


Al amparo de la violencia de la cual eran víctimas en Myanmar, los rohingyas hacen frente a otros azotes en los campos de Cox’s Bazar en Bangladesh. Descubrid cómo Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) contribuye a mejorar las condiciones de 55.000 niños y niñas y sus familias.
En una de las cabañas de lona y de bambú que forman el gigantesco laberinto del campo de Kutupalong, en la región de Cox’s Bazar, al sur de Bangladesh, Nour* mima a  su hija de ocho meses. La joven de 25 años ha tenido que huir de su casa en Myanmar hace un año. Agotada por su periplo, Nour dio a luz a su pequeña poco después de su llegada. «Antes de ser asistida por Tdh, Ayesha* tenía bajo peso, estaba débil y a menudo enferma», nos cuenta ella.
Salida del terror nacida en el exilio
La pequeña Ayesha ha visto la luz en el mayor campamento del mundo. Más de 700.000 refugiados rohingyas se han juntado con los 200.000 ya presentes desde hace décadas. Los miembros de esta minoría musulmana del Estado birmano de Rakhine han huido de las nuevas persecuciones desde agosto de 2017.  Asesinados, violados, pueblos quemados: un abrumador informe de la ONU habla de genocidio.
En uno de los siete centros de nutrición de Tdh, Ayesha recibió la asistencia que le ha permitido alcanzar un peso normal. Otras madres y sus bebés desfilan por los centros en un estado crítico. «Cerca del 15% de los 450.000 niños y niñas refugiados sufren de malnutrición severa», explica Iris Mariad, que se encarga del proyecto sanitario de Tdh. Nuestros centros de nutrición han permitido acudir en ayuda de más de 20.000 niños y niñas menores de cinco años, y se han dispensado más de 1.500 consultas a mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. Los mil primeros días de vida de un niño o una niña son cruciales para su desarrollo. Las carencias en estos momentos de su vida pueden causar secuelas como retraso del crecimiento y un debilitamiento de las capacidades cognitivas. «La malnutrición vuelve a los niños y niñas más vulnerables a las enfermedades, su sistema inmunitario no es capaz de protegerles», recuerda Iris.
Prevenir las epidemias   
Las lluvias torrenciales del monzón entre junio y septiembre aumentan los riesgos de inundaciones y de epidemias como el cólera, al volverse el agua insalubre. Evitar la propagación de enfermedades no es únicamente luchar contra la malnutrición, sino también conseguir medidas para mejorar la higiene y la calidad del agua. Por eso, Tdh ha intensificado sus esfuerzos para asegurar el acceso al agua potable tratando las fuentes de agua con cloro, así como arreglar y poner en marcha las letrinas. Paralelamente, las familias son sensibilizadas en medidas de higiene. Nuestros proyectos han cubierto las necesidades en agua, saneamiento e higiene de más de 30.000 refugiados.
¿Y después?
La estación del monzón ha quedado atrás y da un respiro a las familias rohingyas. Queda sobreponerse a los retos cotidianos de supervivencia, curar las heridas psicológicas, apaciguar las tensiones nacientes entre las comunidades huéspedes y los refugiados. Sakib Nazmul, coordinador psicosocial de Tdh originario de Bangladesh, observa la frustración de su comunidad: «La población local al principio era muy acogedora, pero esta zona ya era muy pobre antes de la crisis. Ahora, se han instalado aquí casi un millón de personas completamente desprovistas.» En nuestra próxima base, en una zona donde viven las dos comunidades, se propondrá ayudar a la vez a los rohingyas y a los de Bangladesh, para una aproximación más duradera. Aunque nadie osa imaginar que la crisis se eternizará. Nour no quiere ver a su hija crecer en un campo. «Ella necesita un lugar permanente donde poder vivir.»  Pero como muchos rohingyas, la joven está demasiado aterrorizada por lo que ha vivido y por el  riesgo de sufrir de nuevo en Myanmar para pensar en volver.
Fuente original: http://bit.ly/2R7fKjg

miércoles, 16 de enero de 2019

Nuestra respuesta a los tres grandes retos para los niños y niñas en 2018


Retomamos estos tres grandes retos para la ayuda a la infancia durante el 2018 y el impacto del trabajo de los equipos de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia): ayudamos a los niños y niñas a vivir en los campos superpoblados de Cox’s Bazar en Bangladesh, a regresar a la escuela en un Irak devastado por la guerra, y a beneficiarse del derecho a la salud en África del Oeste. Con tres cifras a tener en cuenta:

* 55.000: el número de niños y niñas rohingyas y sus familias apoyados en Bangladesh.
Cerca de medio millón de niños y niñas rohingyas viven siempre en condiciones alarmante en Bangladesh. Más de un año después de la ola de violencia que han padecido sus familias al huir de Myanmar, hacen frente a la malnutrición y están privados de la escuela en los campos de Cox’s Bazar, el mayor conjunto de refugiados del mundo. Este año, Tdh ha apoyado a 55.000 niños y niñas rohingyas y a sus familias. Se han podido mejorar su salud y su protección gracias a nuestros proyectos en nutrición, higiene y saneamiento, así como a nuestras actividades de apoyo psicosocial.
Tdh también se ha unido a otras 41 ONGs para oponerse en noviembre a un plan de repatriación de los rohingyas previsto por Myanmar y Bangladesh. Esto no ofrece garantías de un regreso seguro para estas familias. Bajo la presión internacional y la movilización de la comunidad rohingya, se ha conseguido abandonar este plan.

* 39.000: el número de niños y niñas que han podido encontrar escuela en Irak.
Cuatro años de conflicto contra el Estado Islámico han privado de la escuela en Irak a cientos de miles de niños y niñas. Algunos han sido obligados a huir de los combates, otros han vivido en las zonas ocupadas por el grupo yihadista y se han visto expuestos a la violencia y al adoctrinamiento. Para ayudar a los niños y niñas a retomar su educación en este contexto de post guerra, Tdh en colaboración con Better Shelter, ha puesto los refugios a disposición de 330 escuelas para utilizarlos como aulas en las zonas devastadas. Más de 39.000 escolares han podido hacer su vuelta al colegio. Paralelamente, apoyamos también a los profesores y profesoras con formación para un acogimiento adaptado a los niños y niñas que han sufrido traumas.

* 800.000: el número de niños y niñas diagnosticados este año gracias al IeDA
En África del Oeste, un niño o niña de cada diez muere antes de los cinco años. Mejorar los diagnósticos para salvar vidas era uno de nuestros objetivos de 2018. Nuestra aplicación IeDA ha acompañado las visitas médicas de 800.000 niños y niñas este año en Burkina Faso y en MaliEn total, desde 2014, cerca de 1,8 millones de niños y niñas han sido asistidos con la ayuda de esta herramienta innovadora que permite al personal médico registrar los datos de los niños y niñas en una tablet y mejorar su tratamiento gracias a un diagnóstico correcto.
El trabajo de nuestros equipos ha sido posible gracias a vuestro preciado apoyo. ¡GRACIAS!
 Fuente original:  http://bit.ly/2Cu29NU

jueves, 10 de enero de 2019

La acción del voluntariado de Tdh en el mundo


Asmaa, Senu Ara, Elodie. Tres mujeres jóvenes que los kilómetros y las realidades les separan. ¿Qué tienen en común? Una siria, una rohingya y una suiza forman parte de miles de voluntarias que se movilizan localmente para que Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) pueda ayudar a los niños y niñas vulnerables a tener una infancia. 

Asmaa, 22 años, Jordania
«Yo he querido ser voluntaria para ayudar a mi entorno. Yo vengo de Damas. Hui de Siria en 2013, pues no me sentía segura para dar a luz a mi niño. Cuando estuve de refugiada en un campo de Jordania, comencé a tomar parte de las actividades de Tdh, esto me ayudó a escapar de la promiscuidad de la caravana y a tener confianza en mí misma. Este apoyo me motivó a seguir una formación para llegar a ser voluntaria.  Todo lo que yo he aprendido en materia de apoyo psicológico y socia, lo comparto ahora con los niños y niñas refugiados. Superviso las animaciones con los niños y niñas, los talleres de dibujo, los entrenamientos de fútbol. Esta función me permite volver a tener mi vida en mis manos y descartar los pensamientos difíciles. Adoro mi trabajo. Tengo la impresión de que he llegado a ser alguien en el seno de la comunidad.»

Senu Ara, 25 años, Bangladesh
«Soy agente de apoyo comunitario Rohingya en el campo de Kutupalong, en Bangladesh. He querido ayudar a estas personas que han visto cosas terribles en Myanmar. Sin nuestro trabajo no sabrían a dónde acudir en el campo para sentirse apoyados, lo que agravaría todavía más su sufrimiento. Las familias rohingyas a menudo son cautelosos con respecto a las personas nuevas, no quieren acudir a las clínicas. Yo estoy allí para tranquilizarles sobre el hecho de que pueden confiar en Tdh y que recibirán una buena asistencia y medicamentos. Me doy cita en las casas de los rohingyas donde hago sensibilización sanitaria y presto cuidados prenatales. También identifico a los niños y niñas que necesitan asistencia, como ese muchacho que sufría de una fuerte diarrea y de una infección en el ojo. Hablé con su madre para convencerle para acudir a un centro salud y ver a un médico».

Elodie, 22 años, Suiza
«Hemos construido un refugio móvil en la Universidad de Lausana para enviarlo a  Irak este otoño. Nuestro objetivo era sensibilizar sobre los desplazados de las zonas destruidas por el grupo Estado Islámico. Esto nos ha permitido traer el terreno y sus realidades a nuestra casa y conectarnos con la realidad que solo conocíamos en teoría. La presentación del proyecto Better Shelter en el cual colabora Tdh era uno de los primeros eventos organizados por nuestra nueva asociación de estudiantes voluntarios de Tdh de la Universidad de Lausana. Antes de esto yo ya colaboraba con un grupo de voluntariado de Lausana desde hacía tres años con otras acciones, como la venta de naranjas. Me gusta ser voluntaria, adquiero ciertas competencias y esto me da ideas sobre los sujetos para mis trabajos de sociología. Yo he podido entrevistar a un especialista de Tdh sobre los matrimonios precoces. Estas experiencias me hacen desear trabajar más adelante en el campo humanitario.»
Nuestro voluntariado juega un papel esencial en Tdh. Muchísimas gracias por su colaboración y su compromiso! 
Fuente original:  http://bit.ly/2FjqNEB

jueves, 3 de enero de 2019

La alpinista Sophie Lavaud, nueva embajadora de Tdh


Sophie Lavaud escala las cumbres más altas del planeta. La alpinista suiza acaba de conseguir el rango de embajadora de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia). Ella deseaba asociar sus próximas expediciones a una causa infantil.
Sus hazañas le han valido el apodo de «The 64.000 lady», después de escalar el K2 este verano, su 8ª cumbre de más de 8.000 metros en el Himalaya. Sophie Lavaud es la primera suiza en conseguir esta hazaña. «A veces, me ha costado de 3 a 5 segundos dar un solo paso cuando faltan los últimos metros, pero he llegado», nos describe.
¡Hace falta valor y ambición para alcanzar las cumbres! Los valores que la alpinista suiza comparte con Tdh, como el respeto a las personas que ella encuentra a lo largo de sus expediciones y el compromiso que naturalmente está dando para mejorar su situación. «En el transcurso de estos viajes atraviesa pueblos, se reúne con la población con la cual prepara las ascensiones. Ella mira de forma diferente a los niños y niñas que juegan todos juntos en la calle. Es esta parte la que me afecta y me dan ganas de participar en esta aventura junto a Tdh. En este contexto, sí puedo ponerme al servicio de los niños y niñas, tiene sentido».
Proyecto en Nepal 
La deportista quedó marcada en su viaje a Nepal en 2015. «Yo estaba allí durante el terremoto, tuve mucha suerte: se pudo hacer la mitad del camino después del primer día de subida. A nuestro regreso, hice una recogida de fondos para las poblaciones afectadas. Mi primera preocupación fue para las familias de los sherpas que nos acompañaban». Tres años más tarde, con Tdh y con el título de embajadora, Sophie Lavaud apoyará a las poblaciones vulnerables de Népal. «Voy a visitar el proyecto Prayaas de Tdh. Que permite a las mujeres dar a luz a su bebé en las mejores condiciones posibles y aumentar así la supervivencia de los recién nacidos y de sus madres».
Este proyecto apoya a 35.000 personas que viven en zonas de riesgo de inundación en Nepal. Intenta reforzar el sistema de salud y el acceso a la asistencia para las mujeres embarazadas y lactantes mediante una herramienta de formación para las comadronas llamada SIMSONE, que ya se ha probado en Mali.
¡Tierra de hombres está orgullosa de contar con Sophie Lavaud entre sus embajadoras y embajadores! Descubrid más sobre su compromiso aquí.
Fuente original:  http://bit.ly/2SC3poH

miércoles, 2 de enero de 2019

Integración de los niños y niñas migrantes en Suiza: las resoluciones de la ADEM


Reunidos en el congreso anual en Berna el pasado 28 de noviembre, los miembros y simpatizantes de la Alianza para los Derechos de los niños y niñas migrantes (ADEM), así como los profesionales en contacto con los niños y niñas y los jóvenes migrantes de Suiza, han tratado sobre las diversas facetas de la integración de estos menores en el contexto suizo.
Igualdad de oportunidades, enseñanza básica, formación, acceso al ocio, acompañamiento hacia la edad adulta, seguridad jurídica y participación: estos son los derechos reafirmados con ocasión de la conferencia nacional «La integración de los niños y niñas y de los jóvenes migrantes: ¿Cuál es la apuesta para los profesionales?» que ha reunido a unas 150 personas en Berna. Conferencias, testimonios y talleres de trabajo se han llevado a cabo con el objetivo de comprender las realidades jurídicas que condicionan la integración de los jóvenes, abordar los avances políticos y los nuevos retos, oír la voz de los jóvenes e intercambiar experiencias, conocimientos y reflexiones. Objetivo: ayudar a estos jóvenes a encontrar su lugar.
Niños y niñas, ante todo
Los niños y niñas y los jóvenes migrantes primeramente son menores, independientemente de su estatus. Sus necesidades son las mismas que las de otros niños y niñas, pero se encuentran «aprisionados», como explica Galina Pak, que llegó a Suiza con su madre y su hermana de 16 años hace 7 años: «Por ejemplo, yo no tenía derecho a salir del cantón pues estaba excluida de los viajes de estudio. No podía tener carnet de la biblioteca y le pedía a una amiga que me sacase los libros con su nombre.»
El número de demandas de asilo no ha cesado de bajar desde el pico migratorio de 2015, Suiza cuenta con unos 30.000 jóvenes refugiados y admitidos provisionalmente (Caritas). Alrededor del 60% de los que solicitan asilo tienen menos de 26 años, de los cuales un gran número son no acompañados. La mayoría se quedarán en Suiza de forma permanente. La Agenda Integración de la Confederación ha sido presentada durante el seminario por el Secretario de Estado de las migraciones y entrará en vigor en 2019 para intentar garantizar un alojamiento, un acompañamiento y un seguimiento adecuado para los jóvenes migrantes. Pero en los cantones, las inversiones consecutivas a la baja de las llegadas inquietan a los medios vinculados.
Ofrecer perspectivas de futuro
En este contexto, es crucial que los profesionales estén reconocidos como personas claves para poner en marcha los principios de no discriminación. Los educadores deben disponer de recursos suficientes para acompañar a los menores migrantes. Los maestros y maestras socio profesionales y de aprendizaje, así como los empleadores y empleadoras deben recibir las herramientas que permitan favorecer la inserción profesional intercultural. La coordinación de una oferta de elecciones diversificada debe estar asegurada por los profesionales en una manera participativa que influya a los jóvenes migrantes. Los profesionales sanitarios, la representación legal y jurídica y además el acompañamiento socio-pedagógico deben formar una aproximación interdisciplinaria basada en el respeto de los derechos de la infancia.  Un acompañamiento que vaya más allá es fundamental para ofrecer verdaderas perspectivas de futuro a los jóvenes migrantes.
Descargad la resolución de ADEM
Fuente original:  http://bit.ly/2s54Noh

lunes, 31 de diciembre de 2018

Suiza - Tdh denuncia la detención de niños y niñas migrantes


En varios cantones suizos, los menores migrantes son puestos en detención administrativa sin necesidad absoluta, en detrimento de sus derechos. Dos años después de un primer estudio, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) ha efectuado un nuevo estudio de los lugares en  el cual denunciamos la incoherencia de las prácticas e insistimos sobre las alternativas a la detención.
Ellos son menores traumatizados y además a menudo solos. Con o sin sus padres, los niños y niñas que migran a Suiza necesitan ser protegidos. En algunos cantones suizos, sus derechos no son respetados. El interés superior del menor pasa -sin duda- por delante del estatus de migrante, en particular en los casos de detención administrativa. Es los que demuestra nuestro último estudio independiente.
La detención, incluso de corta duración, tiene consecuencias psicológicas nefastas sobre los menores. Los traumas que han conocido antes de partir o en el transcurso de la migración pueden agravarse en el medio carcelario. Problemas de sueño, depresión y ansiedad les aíslan cada vez más y puede, en casos extremos, causar tentativas de suicidio.
La aplicación de la ley federal que autoriza la detención administrativa de los niños y niñas migrantes de 15 a 18 años varía en el territorio suizo. Su distribución a un Cantón o a otro influye radicalmente en el tratamiento al cual tienen derecho, pues las diferencias entre cantones son enormes. Aunque está prohibida la detención de los menores de 15 años, acompañados o no de sus padres, se ha constatado como una práctica que se realiza en algunos de los cantones sondeados. Solo dos cantones lo prohíben de manera taxativa (GE y NE) y seis no lo aplican por principio (JU, VD, BL, AI, AR, NW). La ausencia de datos fiables por parte de la Confederación en cuanto al número de migrantes menores en detención es inquietante y falsea el análisis.
Es lo que denuncia el nuevo informe de Tdh que recomienda también alternativas no privativas de libertad a la detención administrativa. «Primero es preciso considerar las medidas menos invasivas. No es necesario siempre poner a las familias en detención. Es posible dejarles vivir en su domicilio o en un lugar de acogida, poniendo en marcha medidas de restricción eficaces hasta su partida, adaptadas a los horarios escolares de los niños y niñas. Los ejemplos muestran que esto funciona», subraya  Valentina Darbellay, responsable del voluntariado en Suiza para Tdh.
Fuente original:http://bit.ly/2LJkJFC

viernes, 28 de diciembre de 2018

Los derechos de la infancia en el corazón del Pacto Mundial sobre las Migraciones


Una octava parte de los 31 millones de migrantes en el mundo son menores. Con el fin de mejorar su protección y su acompañamiento, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) ha trabajado durante 18 meses con los gobiernos y con otras organizaciones de la sociedad civil para poner un pie en el Pacto Mundial sobre las Migraciones. Este esencial documento ha sido adoptado por 164 estados en Marrakech, Marruecos, el lunes 10 de diciembre. Aunque ha facilitado las negociaciones, Suiza no ha firmado todavía este pacto.
El 10 y el 11 de diciembre de 2018, Tdh ha participado en la conferencia intergubernamental durante la cual se ha adoptado el Pacto Mundial para las Migraciones seguras, ordenadas y regulares.
La adopción del Pacto Mundial para las Migraciones constituye una gran mejora para la protección de los derechos de la infancia desplazada o que está afectada por la migración. Los Estados se comprometen a promover una mayor cooperación con el fin de defender el interés superior de los niños y niñas.
Si es respetado el Pacto Mundial sobre las Migraciones, asociado al Pacto Mundial sobre los Refugiados, podría tener un papel determinante y conducir a mejorías concretas y necesarias de las condiciones de vida de las personas migrantes y sobre todo las de los niños y niñas y sus familias en su país de origen, de tránsito y de destino.
Tdh ha codirigido la iniciativa para los derechos de la infancia en los pactos mundiales, una alianza entre las diferentes partes participantes que reagrupa a más de 30 organizaciones de la sociedad civil y agencias de la ONU, con el objetivo de colocar los derechos de la infancia en el corazón de estos pactos mundiales. Estamos orgullosos de poder decir que este es el caso.
Pierre Cazenave, Senior Advocacy Advisor de nuestro programa Migración de los niños y niñas y jóvenes y que representa a Tdh durante esta conferencia declara: «Esta conferencia no pone fin a 18 meses de ayuda mutua, bien al contrario. Se trata del primer paso hacia un nuevo entorno político que permitirá mejorar la eficacia de nuestras misiones de protección a la infancia a través del mundo en colaboración con los Estados conscientes de la importancia de los derechos de la infancia
Cada día, en los cuatro rincones del globo, Tdh, entre otras redes y organizaciones, redobla sus esfuerzos para defender la puesta en marcha concreta del Pacto Mundial sobre las Migraciones, con el fin de que sea beneficioso y que alcance a las personas desplazadas, a las sociedades de países de destino y a las poblaciones alejadas de los países de origen.
Este pacto enuncia un conjunto de medidas prácticas para mejorar la cooperación sobre las problemáticas que afectan a los niños y niñas y propone, sobre todo:
  • Luchar contra los factores negativos que obligan a las personas a migrar y mejorar el acceso a los tramites de migración regular;
  • Mejorar la identificación y la orientación de los niños y niñas hacia los servicios adecuados;
  • Reforzar la colaboración en las fronteras a favor de la protección de la infancia;
  • Asegurarse que los retornos se efectúan únicamente después de la evaluación del interés superior del menor;
  • Buscar nuevas posibilidades distintas a la retención administrativa de los niños y niñas emigrantes, y privilegiar un acogimiento no privativo de libertad que garantice los derechos de la infancia;
  • Proscribir la separación de las familias;
  • Luchar contra la discriminación y la xenofobia.

En 2019, celebramos el 30 Aniversario de la Convención de los Derechos de la Infancia. Creemos que el Pacto Mundial para las Migraciones seguras, ordenadas y regulares será una ventaja mayor para el respeto de los compromisos de esta convención y vendrá bien, no sólo a los menores emigrantes sino a todos los niños y niñas. Tdh espera que nunca tendrá que continuar luchando y que podrá acudir en ayuda de los menores que viven en las comunidades vulnerables, así como a los niños y niñas migrantes. Además, Tdh continuará siendo la voz de los niños y niñas del mundo con el fin de garantizar que las principales iniciativas mundiales tengan en cuenta los derechos de la infancia, así como dar testimonio de este Pacto Mundial sobre las Migraciones. Tdh deberá hacer comprender a los Estados que es su deber hacer respetar los derechos de la infancia.
Fuente original: http://bit.ly/2EU906I 

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Suiza debe hacer más para poner fin a la detención administrativa de los niños y niñas


Suiza ha obtenido un resultado de 67 sobre un total de 115 puntos en lo concerniente a la detención administrativa de los niños y niñas y todavía tiene un potencial neto de mejoría. Esta es la conclusión arrojada por el Comité de NextGen Index Suisse, compuesto por organizaciones de la sociedad civil Suiza: Terre des hommes – Lausana (Tdh - Ayuda a la infancia), la Organización Suiza de Ayuda a los Refugiados (OSAR) y el Comité suizo para UNICEF. Global NextGen Index, iniciativa de la Campaña Global para acabar con la detención de los niños y niñas, evalúa la capacidad de 20 países para proteger a los niños y niñas emigrantes y respetar su derecho a la libertad. 
El comité del NextGen Index Suisse ha analizado el marco jurídico y las prácticas suizas para responder a las cuestiones siguientes enunciadas por la Campaña Global para poner fin a la detención de los menores emigrantes:
- ¿Vuestro país detiene a los niños y niñas?
- ¿Cuáles han sido los progresos realizados para poner fin a la detención administrativa de los niños y niñas?
- ¿Qué puede hacer vuestro país para respetar sus obligaciones internacionales?
Suiza ha obtenido una puntuación de 67 puntos sobre un total de 115. Uno de los factores que explican este resultado medianamente satisfactorio es la autorización legal de colocar a los menores entre 15 y 18 años en detención administrativa. Sin embargo, la detención nunca es en el interés superior del niño o de la niña. Por lo tanto, la detención de cualquier niño o niña por motivos migratorios debería cesar. Alternativas y prácticas prometedoras en vez de la detención se llevan a cabo en los  cantones suizos, tales como colocarlos en estructuras de acogida adecuadas, en familias de acogida, en albergues especializados ya existentes, etc.
«Al igual que numerosos actores a nivel nacional e internacional comprendidos en la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, nosotros hemos exigido repetidas veces poner fin a la detención de todos los niños y niñas a causa de su estatus migratorio. En lugar de estar prisioneros, los niños y niñas y sus familias deberían tener medidas alternativas en el medio comunitario, adaptadas a la edad de los menores y respetuosos con sus derechos. El NextGen Index permite tener una visión global de la situación en Suiza y encontrar mejores soluciones en Suiza en comparación con otros países.» Valentina Darbellay, responsable de incidencia de Tdh y miembro del Comité NextGen Index Suisse.
Se han puesto ya en marcha mecanismos de protección muy positivos en la legislación y en el sistema suizo en materia de migración  para el acogimiento adecuado de los niños y niñas. La ratificación de la mayoría de los convenios y protocolos internacionales pertinentes: el mecanismo de control jurisdiccional, las decisiones de detención y el seguimiento por organismos independientes son etapas esenciales para alcanzar un sistema respetuoso con los derechos de la infancia.
Sin embargo, se debe mejorar en varios campos, tales como una mejor representación legal para los niños y niñas, un acogimiento adecuado de los menores en el contexto migratorio que todavía no está garantizado. El comité de NextGen Index Suisse ha elaborado un conjunto de recomendaciones concretas que intentan promover de manera apropiada el interés superior de los niños y niñas durante la elaboración y puesta en marcha de las leyes y procedimientos en el campo de la migración. Sobre todo se ha recomendado: establecer una evaluación individualizada y sistemática del interés superior del menor (Best Interest Determination), mejorar la calidad de la recogida de datos y respetar el principio de la vida familiar llevando a efecto que las familias no sean separadas ni encarceladas.
Con 67 puntos, Suiza ocupa el quinto lugar en el Global NextGen Index después de Brasil, Irlanda, Canadá e Italia. Queda mucho trabajo por hacer con el fin de obtener la totalidad de 115 puntos gracias a la puesta en marcha de un sistema cualitativo y coherente que respete plenamente los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas independientemente de su estatus jurídico.
Para más detalles sobre Global NextGen Index: http://next-gen-index.org/
Fuente original:  http://bit.ly/2PPhv3S

viernes, 14 de diciembre de 2018

Ayudar a las chicas a cambiar su destino


El matrimonio infantil es una unión en la cual una parte, o las dos, tienen menos de 18 años. En el mundo, más de 650 millones mujeres y jovencitas han sido casadas cuando todavía son menores. Los países donde los matrimonios precoces son más frecuentes se encuentran entre los más pobres. Las tradiciones y la inseguridad favorecen también está práctica. Según Unicef, el matrimonio infantil está descendiendo  a nivel mundial. En contraposición, aumenta en las regiones en situación de conflicto o de post-conflicto y particularmente en el contexto de poblaciones desplazadas. Para conseguir a las comunidades los medios para promover la igualdad de los sexos y prevenir los matrimonios precoces, trabajamos en la realización del Objetivo de Desarrollo Duradero 5.3 de la Agenda 2030.
Los derechos de menores son violados!
El matrimonio infantil afecta al derecho a la vida, al desarrollo, a la participación y a la protección contra los abusos. Un embarazo antes de la edad adulta aumenta el riesgo de complicaciones durante el parto y es la principal causa de fallecimiento en adolescentes. Las chicas casadas abandonan la escuela para asumir las responsabilidades domésticas. Por otro lado, las relaciones familiares patriarcales impiden a las jóvenes esposas participar de las decisiones que le conciernen o defender sus propios intereses, lo que les expone a abusos. Esta situación también afecta al bienestar de sus propios hijos e hijas, pues no están preparadas para ser madres y no tienen madurez para educarlos.
Mali – Apoyar a las niñas migrantes
En Mali, más de una niña de cada dos es casada antes de los 18 años. Junto a nuestro colaborador local en Tombouctou, acogemos y escuchamos a las niñas menores emigrantes en los barrios y en los centros de orientación para menores migrantes, lo que nos permite identificar los casos de matrimonio precoz. Nuestros equipos apoyan a las niñas en riesgo o casadas reforzando su resiliencia mediante sesiones de mediación con los padres, sesiones de información, consejos a las familias así como un seguimiento de las víctimas.
Jordania – cuando las chicas juegan un papel crucial 
En Jordania, el 32% de los matrimonios en las comunidades de refugiados implican a niñas menores de 18 años. Gracias a la puesta en marcha de comités de jóvenes, nuestro proyecto permite a las chicas comprometerse para prevenir los matrimonios precoces y adquirir las competencias necesarias para protegerse contra la violencia de género. Si ellas conocen sus derechos, que les permiten informarse y se les da una oportunidad como lo que hacemos en los espacios protegidos del campo emirato-jordano, las chicas pueden jugar un papel importante para poner fin al matrimonio infantil.
Bangladesh – Dar oportunidades a las niñas casadas
En uno de los países con mayor tasa de matrimonio infantil del mundo, ayudamos a las jóvenes casadas a desarrollar su potencial, ofreciéndoles medios de subsistencia. También les ayudamos a hacer valer sus derechos, trabajando con las familias para un mejor acceso a la educación y un descenso de la violencia ligada al género. Informamos a las parejas sobre las cuestiones de planificación familiar. Para que las mentalidades evolucionen, nuestros equipos locales abordan los temas sensibles sobre salud y sobre los derechos sexuales y reproductivos de una manera respetuosa con la cultura local.
Fuente original: http://bit.ly/2S14run

lunes, 10 de diciembre de 2018

Los niños y niñas hablan de sus derechos...


El 20 de noviembre fue el aniversario de la adopción de la Convención de los Derechos de la Infancia. 29 años después de la proclamación de 42 derechos de la infancia a través de los 54 artículos de esta convención, Terre des hommes – Lausana (Tdh) planteó al alumnado las siguientes preguntas: ¿Cuáles son vuestros derechos y por qué son importantes? ¿Qué haríais para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas del mundo entero?
*El derecho a la salud 
«Nadie debería morir de una enfermedad que sea fácilmente curable», explica Olivia, de 12 años. Actualmente todavía, demasiados niñas y niños sufren enfermedades evitables en el mundo. Muchos pierden la vida durante el parto o poco tiempo después. La resolución de estas problemáticas necesita la implicación de actores locales y sobre todo de las autoridades locales y requiere conceder una atención muy particular en las zonas históricamente descuidadas. Esto exige mejorar el acceso a los servicios sanitarios para cada persona y formar personal de salud con el fin de poder ofrecer asistencia de calidad y salvar la vida de los niños y niñas más vulnerables.
En 2017, Tdh ha aportado asistencia a 1,2 millones de niños y niñas. A título de ejemplo, en Mali, formamos comadronas y personal sanitario en medio rural a fin de mejorar de manera duradera la calidad de los cuidados prodigados al nacer. En el espacio de un año, este proyecto apoyado por el Premio Balzan ha permitido salvar la vida de cerca de 200 recién nacidos. Gracias a este éxito, el proyecto se extenderá próximamente a otras regiones.
*El derecho a la educación
«La educación es importante, pues cuando llegas a mayor y quieres ejercer un oficio, es preciso tener los conocimientos necesarios y saber cómo hacerlo», declara Trenton, de 12 años. La educación constituye la base del desarrollo del niño y de la niña, así como una verdadera iniciación a la vida adulta. Actualmente todavía, demasiados niños y niñas ven este derecho obstaculizado por la pobreza, la discriminación, las crisis o los desplazamientos. Las acciones son necesarias para poner en marcha un sistema educativo que incluya a todos los niños y niñas.
A título de ejemplo, en 2017, Tdh ha mejorado el acceso a la educación para 5.000 menores migrantes en Albania y en Kosovo. Los menores migrantes que vuelven a su país de origen encuentran serias dificultades en el momento de enterarse en el sistema educativo. Esto se explica por el hecho de que no están escolarizados durante la migración. Gracias a las actividades que hemos llevado a cabo en estos dos países           estos niños y niñas han podido recuperar las lecciones que habían perdido. Realizados después de las clases, estos cursos de recuperación facilitan su reintegración en el sistema educativo tradicional.
*El derecho a jugar, reír y soñar
Sin el derecho a jugar, «yo no sería un verdadero niño o niña», confía André, de 13 años. Actualmente, un niño y niña de cada seis en el mundo no puede ir a la escuela, ha visto su hogar o barrio destruido, ha sido herido en el transcurso de un conflicto, ha sufrido o visto atrocidades o ha perdido un ser querido. A causa de las guerras, conflictos o catástrofes naturales, los niños y niñas son desplazados y condenados a vivir en campos de refugiados, olvidando muy a menudo el significado de la palabra infancia. En nuestros espacios destinados a los niños y niñas, les devolvemos la posibilidad de jugar, reír y soñar.
A título de ejemplo, en 2017, Tdh ha acudido en ayuda de más de un millón de niños y niñas y sus familias víctimas de crisis humanitarias. En Bangladesh, gracias a la puesta en marcha de lugares destinados a los niños y niñas en los superpoblados campos de refugiados, Tdh protege a los niños y niñas rohingyas y les ayuda a superar estos traumáticos momentos, devolviéndoles la infancia. «En tiempos de crisis, los espacios destinados a los niños y niñas son primordiales. Esto les da una oportunidad para ponerse en pie. Es bueno constatar un punto de energía diferente aquí, un lugar donde los niños y niñas son felices», explica Nicola Griffiths, coordinadora de protección a la infancia en Bangladesh.
Descubrid más vídeos sobre los derechos de la infancia aquí:
Fuente original: http://bit.ly/2EocMVN

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Los niños y niñas, rehenes de un conflicto olvidado en Ucrania


Caído en el olvido de la opinión pública, el conflicto ucraniano ha generado más de 10.000 víctimas desde 2014. El proceso de paz está en un punto muerto, las numerosas tentativas de obtener un acuerdo entre las fuerzas armadas y el gobierno han fallado. Huyendo de la violencia y de los combates, 1,5 millones de personas han emigrado hacia otras regiones de Ucrania y cientos de miles hacia Rusia. Nosotros nos hemos dado cita en una pequeña ciudad cerca de la línea del frente, donde Terre des hommes – Lausana (Tdh-Ayuda a la infancia) ofrece a los niños y niñas momentos de respiro.
En los Oblasts de Louhansk y de Donetsk – que forman la región de Donbass –, las fuerzas armadas han tomado el control de una parte del territorio y se enfrentan al ejército ucraniano a lo largo de la línea de contacto que delimita la zona. A menos de dos kilómetros de esta línea de combate, estamos nosotros en la localidad de Zolote, una ciudad fantasma de edificios destruidos y barricadas en las ventanas. El ejército es omnipresente y los controles regulares. Las pocas familias que quedan, viven en constante angustia, al menor ruido de disparos o explosiones. Un sentimiento que padres y madres, mejor o peor, intentan disimular a sus hijos e hijas a menudo en vano. Vivir esto y llevar una vida normal es un equilibro casi imposible de conseguir. «Al principio cuando había una alerta se reaccionaba rápidamente. Pero con el tiempo se habitúa a la tensión, y ya no se sabe qué hacer en caso de urgencia. ¿Hay que atrincherarse dentro de casa o salir corriendo al jardín?», nos cuenta la mamá de un alumno.
En Zolote, las señales y los estigmas de la guerra están por todos lados, incluso en la escuela. Las placas blindadas fijadas a las ventanas permiten evitar «daños colaterales». En otras palabras, protegen a los niños y niñas de las balas perdidas y de las explosiones de los proyectiles. Los cristales son dobles, de superficie transparente para que el vidrio no vuele con las explosiones. «Por la noche, cuando oigo los ruidos de los combates, salto de mi cama me tapo las orejas y espero que esto pase », prosigue uno de los alumnos de seis años. Unos días antes, un soldado borracho había amenazado a los niños y niñas en el patio de juegos con su fusil.
El conflicto planea por encima de sus cabezas, como una espada de Damocles. Al igual que sus familias, intentan mejor o peor adaptarse a la situación, sin comprender muchas veces lo que pasa. «Cuando tengo miedo, intento pensar rápidamente en otra cosa», nos explica un muchachito. «El conflicto les ha hecho adultos demasiado pronto», añade una mamá.
En la pequeña escuela de Zolote, los gritos y las carcajadas llenan la sala amueblada por Tdh. Cojines de colores alfombras de gimnasia libros, juegos de construcción, este universo les está dedicado. Los niños y niñas adoran los momentos que pasan aquí. «Durante las vacaciones se alegran de volver a la escuela para poder venir a jugar aquí», nos cuenta una mamá.
Después de unos momentos de juego libre, el monitor reúne a los niños y niñas para una actividad. Las diferentes etapas son aprendidas con la metodología que les hemos propuesto. Los niños y niñas de más edad contribuyen para encauzar el juego, lo que permite que desarrollen el sentido de la responsabilidad. Ahora el ejercicio se hace por parejas. Uno de los menores, con los ojos vendados, asume el rol de la babushka (abuela) ciega que debe atravesar el bosque (plagado de obstáculos), siendo guiado por un compañero -él pequeño o la pequeña trabajan de esta manera la colaboración y la confianza mutua. «Aquí los niños y niñas se sienten satisfechos. Es el único lugar donde tienen acceso a juegos adaptados a su edad. Es verdaderamente una ayuda indispensable», concluye el monitor.
Para apoyar a estos niños y niñas diariamente y permitirles sobreponerse a sus traumas, Tierra de hombres amuebla y equipa los espacios que les han reservado y donde pueden divertirse y sentirse seguros. En un centenar de escuelas y de centros extraescolares próximos a la línea del frente les hemos provisto de juegos de sociedad, así como material pedagógico y deportivo adaptado. Nuestro equipo también forma a los monitores para que organicen actividades que estimulen la colaboración el diálogo y el respeto mutuo.
Fuente original:  http://bit.ly/2rcnSVc