jueves, 23 de marzo de 2017

Casar a niñas es robarles su infancia

Tdh-Lausanne trabaja en Jordania y Líbano para proteger a jóvenes chicas refugiadas de los matrimonios y embarazos precoces
Muchas niñas son casadas antes de los dieciocho años. La mayoría de las veces, son forzadas a una alianza que ellas no han elegido. Renunciar a la escuela o la violencia en el hogar son solo algunos de los numerosos retos y consecuencias negativas a las que se tienen que enfrentar. Tierra de hombres trabaja en Jordania y Líbano para proteger a las jóvenes mujeres refugiadas del matrimonio prematuro, y para apoyar a aquellas que ya estén casadas.

Para hacer frente mejor al problema del matrimonio prematuro que sufren las mujeres refugiadas, nos hemos asociado con la  Dr Aisha Hutchinson, trabajadora social de la Universidad de Bedfordshire en el Reino Unido, para desarrollar una investigación de tres años centrada en las mujeres que se casan antes de los 8. La investigación busca entender mejor el proceso y la experiencia que estas mujeres tienen que atravesar mientras viven en comunidades de refugiados. Para lograrlo, la Dr Aisha Hutchinson concierta entrevistas y grupos de discusión con niñas, niños, familiares y líderes religiosos – tanto en Jordania como en Líbano. Así, aborda los problemas del matrimonio temprano y explora los factores de protección que pueden ayudar a reducir los riesgos a los que se enfrentan las niñas en tales situaciones.
¿Por qué los padres y madres casan a sus hijas a una edad temprana?
Las investigaciones sugieren que múltiples factores empujan a los familiares a casar a sus hijas a una edad joven, incluyendo la pobreza, la desigualdad de género y una falta de educación. Los informes sugieren que la crisis de Siria ha provocado un incremento considerable en el número de matrimonios de menores. Para las familias refugiadas – especialmente para las familias numerosas – casar a sus hijas es un alivio financiero y se percibe como una medida de protección. En efecto, los padres y madres creen que sus hijas serán protegidas por sus maridos y suegros. Desafortunadamente, la realidad es raramente tan sencilla.
El matrimonio infantil es igual a la infancia robada
Las niñas que son casadas muy pronto normalmente dejan la escuela. Maya, de quince años, aceptó la propuesta matrimonial ofrecida por su madre porque vivían en una situación de pobreza junto a tres hermanos y un padre ausente, y porque la familia de su marido la dejarían ir al colegio. Sin embargo, la escuela rechazó su solicitud debido a su estado civil.
Muchas parejas jóvenes viven en deplorables condiciones junto a la familia del marido. Violencia en casa, tempranos y arriesgados embarazos, y depresión son algunos de los problemas a los que normalmente se tienen que enfrentar las niñas. Además de esto, una inseguridad adicional surge en lo que respecta a la atención de recién nacidos. Una chica nos contó que no quería a su bebé, ya que venía de un matrimonio forzado. La ayudamos a aceptar a su hija y a cuidar de ella. Otro chico golpeaba a su joven mujer cuando el bebé lloraba.
¿Qué hacemos para ayudar a estas jóvenes chicas? 
Para hacer frente a estos dramáticos problemas y para prevenir el matrimonio temprano, trabajamos junto a jeques, líderes religiosos con una posición de influencia entre las comunidades – quienes se han comprometido con expandir mensajes de protección a la infancia. Así, se discuten temas como la violencia contra los menores y el matrimonio prematuro con sus congregaciones, los cuales ya han llegado a más de 13.000 personas.
Empoderamos a las mujeres informándolas sobre sus derechos y sobre el uso de métodos de anticoncepción, además reforzamos sus habilidades (incluido el cuidado de menores si ya tienen hijos) y apoyamos campañas contra el matrimonio prematuro. Además, apoyamos a las familias a establecer actividades generadoras de ingresos para ayudarles a prevenir la necesidad de casar a sus hijas por razones económicas.  
Fuente original: http://bit.ly/2nanJyR

miércoles, 22 de marzo de 2017

“No a una generación perdida”: apoyamos a los niños y niñas refugiados sirios

Sexto aniversario de la crisis siria
Más de 2,9 millones de niños y niñas sirios han crecido sin conocer otra cosa que la guerra. ¿Las consecuencias inmediatas? Niños y niñas que no han ido nunca a la escuela, que trabajan desde su más tierna infancia o que se casan demasiado pronto. El conflicto les roba todas las esperanzas  y las perspectivas de futuro. Así, una generación entera corre el riesgo de estar “perdida”. Para combatir esta realidad, Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha unido a la iniciativa «No Lost Generation (No a la Generación Perdida)».

La iniciativa No Lost Generation pone de relieve la triste suerte reservada a los niños y niñas de la guerra siria, que se encuentran inmersos en una extrema violencia y a la vez completamente desarraigados. Es una generación entera que corre el riesgo de perderse. La campaña se concentra esencialmente en las necesidades de educación y de protección a los niños y niñas. La iniciativa intenta también ofrecer a jóvenes cada vez más ocasiones de juntarse para las decisiones que conciernen a sus vidas.
Nosotros colaboramos con esta campaña desde noviembre de 2016. Nuestras actividades junto a los niños y niñas refugiados en Siria, Líbano, Jordania e Irak apoyan este objetivo común: ofrecer a los niños y niñas la protección y la seguridad que necesitan. Colaboramos con los líderes religiosos a fin de sensibilizar a la comunidades sobre la importancia de proteger a esta generación contra la desconexión escolar y el matrimonio precoz. También les ofrecemos apoyo psicosocial y actividades educativas para mejorar el bienestar de los niños y niñas desplazados o refugiados, traumatizados por la guerra y por el desarraigo forzado.

En apoyo a la iniciativa No Lost Generation, aportamos la voz de estos niños y niñas para que nos cuenten sus historias y llevando a cabo investigaciones, por ejemplo, sobre el matrimonio precoz. Deseamos crear una tribuna donde los niños y niñas puedan explicarse, hacerse oír y proyectarse al futuro.
Fuente original: http://bit.ly/2n8hE5R

viernes, 17 de marzo de 2017

Mosul-Oeste (Irak): cientos de familias han recibido ayuda de urgencia

Terre des hommes -Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) es la primera organización humanitaria en llevar ayuda de urgencia al oeste de Mosul. Apoyamos a los niños y niñas y a sus familias desplazados por los combates entre las fuerzas de seguridad iraquíes y el Estado Islámico (EI).
El abastecimiento de urgencia tuvo lugar la semana pasada en el campo improvisado de Tal Jarabia, a una hora de Mossoul. Los niños y niña y sus familias han encontrado allí refugio inmediatamente después de la ofensiva que intenta retomar el territorio ocupado por el EI. Tdh es la primera organización activa en la zona del oeste de Mosul recientemente reconquistada.
Hemos abastecido a las familias desplazadas de agua potable, alimentos, kits de cocina y de higiene, botellas de gas, ropa de abrigo y sales de rehidratación oral para los niños y niñas. Por otro lado, actualmente construimos letrinas, duchas y unidades de purificación de agua.
«En estos momentos, 661 familias de desplazados viven en el campo improvisado de Tal Jarabia. Tal Afar, una ciudad situada a solo 15km, sigue bajo el control del EI. Desde que las fuerzas de seguridad iraquíes relanzaran las operaciones militares en Tal Afar, aparecerán otras familias. En el frente, cientos de familias desplazadas buscan la ocasión de huir para encontrar refugio en un campamento apoyado por Tdh», declara Francis Hughes, coordinador de urgencia de Tdh en Irak.
Mientras que las fuerzas iraquíes avanzan hacia la zona oeste de Mosul. Miles de familias y de niños y niñas se encuentran en situación de urgencia a causa de las penurias alimentarias y del acceso limitado a la asistencia sanitaria. «Nosotros buscamos ante todo acercarnos lo más posible al frente para llevar una ayuda de primera necesidad. Los niños y niñas son los más afectados y requieren una ayuda de urgencia inmediata», explica Francis Hughes. 
Según la ONU, cerca de 217.000 personas han abandonado su domicilio desde el comienzo de la ofensiva en Mosul en octubre de 2016. Se prevé que la toma de Mossoul-Oeste , un sector muy poblado de la ciudad, provocará otra  gran oleada de desplazados que pueden llegar a un cuarto de millón de personas.
Fuente original: http://bit.ly/2nNvppN

jueves, 16 de marzo de 2017

Bastian Baker se une a Tdh

Bastian Baker es el nuevo embajador de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia). Un viaje humanitario le llevará este verano a  Colombia. El cantante descubrirá allí los programas de justicia para menores y de prevención de la violencia juvenil.
Bastian Baker se ha comprometido desde ahora como embajador de Tdh. El cantante se alegra de esta nueva oportunidad: «Las causas humanitarias en general me llegan al corazón. El trabajo de Tdh en favor de los niños y niñas me gusta. He tenido el placer de conocer una parte de sus proyectos en el marco del festival de Massongex, en el cual he participado en dos ocasiones. También viví una gran experiencia con esta ONG junto a niños y niñas sirios en Jordania, hace poco más de dos años. Estoy feliz de haberme comprometido con ellos para el año que viene.»
Bastian Baker se prepara para vivir grandes momentos este verano. «Tengo previsto ir a Colombia para apoyar la reinserción de los adolescentes en conflicto con la ley en América Latina, la región más peligrosa del mundo. Estoy impaciente por encontrarme con estos jóvenes .» La delegación de Tdh acogerá al artista en Bogotá, donde la ONG promueve alternativas a la prisión para los menores en conflicto con la ley.
En Córdoba, Bastian observará lo que Tdh pone en marcha para evitar que los menores se unan a uno u otro grupo armado. Observará como la ONG suiza apoya a numerosas familias desplazadas contra su voluntad a causa de los conflictos entre diversas facciones rivales.

Bastian Baker se une al círculo de embajadores de Terre des hommes , formado entre otros por  Laetitia Guarino, Jonas Schneiter y Xavier Colin.
Noticia original: http://bit.ly/2nsI4lO

lunes, 13 de marzo de 2017

Evitar una hambruna masiva en Sudán del Sur

La hambruna fue declarada en algunas regiones de Sudán del Sur el 20 de febrero, según la escala IPC* de la seguridad alimentaria. La declaración de hambruna se emite solo en las peores situaciones, o sea cuando más del 20% de las familias hacen frente a una penuria alimentaria aguda  y la tasa de mortalidad en menores de cinco años es superior a cuatro fallecimientos diarios por cada 10.000 niños y niñas. En otras regiones de Sudán del Sur, el sector humanitario habla también de personas que mueren de hambre y de la necesidad urgente de alimentos y de apoyo a la agricultura. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) aporta una ayuda de urgencia a los niños y niñas y a sus familias antes que la hambruna se extienda por todo el país.
«Intervenimos desde ahora junto a las familias al borde de la hambruna en Yei y en Juba, porque si esperamos a la declaración del estado de hambruna en estas ciudades del sur, demasiados niños y niñas habrán muerto ya de hambre », indica  Steve Ringel, responsable de las urgencias en Tdh .
100.000 personas se encuentran atrapadas en la ciudad de Yei, una zona agrícola importante del país. La población está separada de sus terrenos agrícolas debido al conflicto armado que ha afectado a su región desde el  pasado septiembre. En efecto, las tropas gubernamentales ocupan Yei y controlan los ejes principales, mientras que los rebeldes tienen cercada la ciudad. Ya el año pasado la inseguridad ligada al conflicto había impedido cualquier recolección. Esta primavera todavía será muy difícil sembrar los nuevos granos debido al bloqueo y al inseguro acceso a los campos.
El precio del agua potable también ha aumentado y las familias de las regiones afectadas por el conflicto tienen que hacer frente a elecciones dramáticas. Una madre nos ha contado que para comprar agua no le ha quedado más remedio que «reducir drásticamente su presupuesto para alimentos». Además, añade«Con algunas semillas y herramientas podría plantar y recolectar mis propias legumbres en los jardines de la ciudad
Nosotros accedemos a la ciudad asediada por vía aérea y trabajamos con las familias vulnerables para luchar contra el hambre. Distribuimos semillas y herramientas y creamos oportunidades de empleo a cambio de dinero (cash for work) con el fin de apoyar el poder adquisitivo de los trabajadores locales para que puedan  satisfacer sus necesidades básicas. Ayudamos a las familias a salir del círculo vicioso de la malnutrición, que ya sufren más de 270.000 niños y niñas y prevemos una hambruna masiva a escala de todo el país.
Una hambruna que se extiende lentamente: puede tratarse de una penuria alimentaria que coloque a los niños y niñas en riesgo de malnutrición aguda y además una mala recolección provocada por la sequía que afecte particularmente a las familias de agricultores. Este contexto se transforma en situación de urgencia cuando va unido a la guerra, que afecta a los medios de subsistencia de la población como es el caso de Sudán del Sur. Según la ONU, 4,9 millones de sur-sudaneses sufren de inseguridad alimentaria y la tendencia es al alza, llevando al conjunto del país a la hambruna.
*Índice integrado de clasificación de la seguridad

Fuente original: http://bit.ly/2lU5S1A

miércoles, 8 de marzo de 2017

Sudán del Sur: 100.000 personas atrapadas en Yei

Una tragedia humanitaria se desarrolla actualmente en la ciudad sitiada de Yei en Sudán del Sur, donde 100.000 personas están atrapadas. Para responder a la crisis la organización “Entraide Protestante Suisse (EPER) y la fundación de ayuda a la infancia Terre des hommes – Lausanne (Tdh) lanzan un proyecto conjunto de ayuda humanitaria de 1,5 millones de francos suizos con el apoyo de la Cadena de bondad. El proyecto debe responder a las necesidades de un cuarto de la población de Yei, o sea, 25.000 personas. 
«Hubo disparos, nuestra casa fue saqueada e incendiada por hombres armados. He tenido que huir con mis cinco hijos e hijas abandonándolo todo detrás de mí El caso de Linda no es único. Según la UNHCR, cerca de 50.000 personas han sido obligadas a desplazarse de Yei, en Sudán del Sur. La ciudad se encuentra sitiada desde septiembre de 2016. Las tropas gubernamentales han tomado Yei y controlan los ejes principales, mientras que los rebeldes rodean la ciudad. Actualmente, la vía aérea constituye el medio de acceso más seguro. El bloqueo impide  a los campesino  acceder a sus campos. El precio de los bienes de primera necesidad se han disparado y a la población le falta de todo. La mayoría de las bombas de agua están fuera de servicio y más de la mitad de los habitantes no tienen acceso al agua potable. Aumentan los casos de diarreas, azote temible para los niños y niñas.
Aportar el apoyo necesario  
«Nuestra acción va a desplegarse  en varios ejes, en coordinación con las autoridades locales. La reparación de 93 puntos de agua y la distribución de kits de higiene va a formar parte de ello. Para romper el aislamiento de los niños y niñas desplazados, nos esforzamos en reunificar a las familias y proponerles un acompañamiento psicosocial», explica  Steve Ringel, responsable de las situaciones de urgencia de Tdh. «Vamos a distribuir semillas y herramientas a 2.000 familias de pequeños campesinos. Así podrán cultivar legumbres en el interior de la ciudad y luchar contra el  hambre. También está previsto que 2.000 personas vulnerables participen en el programa «cash for work», trabajando en la construcción de vías de acceso

Para  Valentin Prélaz, responsable del programa EPER, esta alianza entre dos ONG suizas permite reforzar considerablemente el impacto entre la población. Nuestros  expertos conjuntamente aportan un apoyo indispensable a los habitantes de Yei. El EPER  gracias a su conocimiento de la región, a sus redes de colaboradores y a su experiencia en la promoción de la paz, y Tdh por su saber hacer junto a los niños y niñas y en la ayuda de urgencia en zona de conflicto
Fuente original: http://bit.ly/2mZePa9