miércoles, 8 de agosto de 2018

Sudán de Sur: agricultura urbana para sobrevivir al asedio


En Yei, Sudán del Sur, la malnutrición no es debida a la sequía ni a las malas cosechas, sino a la guerra que arrasa al país desde 2013. Más de 200.000 personas, de las cuales el 15% son niños y niñas y en 2017 estaban en estado de malnutrición aguda. Este conflicto ha sumido al Estado más joven del mundo en una grave crisis alimentaria.
En Sudán del Sur hemos podido mejorar los medios de subsistencia de 4.000 familias (más de 24.000 personas) gracias a nuestro proyecto de agricultura urbana y nuestras actividades de cash for Work en la asediada ciudad de Yei en 2017. Hemos distribuidos millas y herramientas agrícolas a 2.000 familias (12.000 personas) particularmente vulnerables en Yei. Las mujeres solas con niños y niñas y los desplazados internos han podido así encontrar un medio de subsistencia. También les hemos enseñado técnicas de cultivo y de almacenamiento. La agricultura urbana ayuda a subsistir en situaciones de asido: “Las fuerzas gubernamentales han aislado Yei, una ciudad de 50.000 habitantes a finales del año 2016 declarando que toda persona fuera de un perímetro llamado de seguridad de 2,5 km será considerado como que apoya a los rebeldes“, describe Cynthia Winkelmann, encargada de los programas de la división ayuda humanitaria de Tdh. Con alrededor de diez gramos de semillas se puede hacer crecer miles de plantas de tomate.
Diversificación alimentaria
Nuestros equipos han lanzado este proyecto en colaboración con otra ONG Suiza, EPER, ya presente en la región desde hace treinta años colaborando con una organización local especializada en agricultura.
La elección se ha hecho sobre los tomates para obtener una cierta diversidad en la alimentación de los habitantes de la región. Los huertos también cuentan con berenjenas, coles, cebollas y okras. “Una alimentación suficiente, pero sobre todo variada es esencial”, explica Martín Morand, responsable de las operaciones para Sudán del Sur. “Particularmente para las madres y sus hijos e hijas durante los primeros días de vida, es decir desde la concepción hasta los primeros años de la infancia. Las carencias pueden exiliar a los niños y niñas frente a las enfermedades y perjudicar a su desarrollo.
Fuente original: Memoria 2017 Tdh Suiza

jueves, 2 de agosto de 2018

La educación en Irak: un primer paso hacia la reconstrucción


A finales de 2017, Irak ha anunciado el fin de la guerra contra el Estado Islámico (EI) después de la liberación de las últimas zonas ocupadas por el grupo yihadista. Un conflicto que ha durado tres años y obligado a cientos de miles de familias a huir de la violencia. ¿Qué ocurre ahora con los niños y niñas y su educación en este contexto de postguerra?
Comienza un nuevo capítulo para más de 3,6 millones de personas al volver a su casa en Irak, las familias se ven confrontadas a la destrucción y devastación. «En la cultura iraquí una casa es algo más que cuatro paredes. Ante todo es un lugar lleno de recuerdos», explica Intisar Rashid, agente de enlace de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) en Irak. Para los niños y niñas que se ven privados de estos lugares de recuerdos y que han vivido tres traumatizantes años, la situación es difícil.
Zonas como Al-Anbar y Tal Afar han sido ocupadas por el EI durante tres largos años. Los niños y niñas han sido expuestos a la violencia, han sido adoctrinados en las escuelas dirigidas por el grupo yihadista o han sido escondidos por sus padres, que querían protegerles de este adoctrinamiento. La guerra en Irak es el origen de múltiples exposiciones a experiencias traumáticas para los niños y niñas, debido al desplazamiento, la violencia o la no escolarización.
La educación de los niños y niñas es el punto de partida del resurgimiento después del conflicto. E incluso aunque el conflicto esté siempre presente en el espíritu de la población que necesitará tiempo para sobreponerse al trauma, garantizar el acceso a la educación e impedir el abandono escolar constituye el primer paso para asegurar un futuro perdurable para el país.
Sobreponerse a las experiencias traumáticas
Además de distribuir material para ayudar a las familias a regresar a sus casas, Tdh da prioridad a asegurar el acceso a la educación en un contexto donde las clases sobrecargadas donde se reúnen niños y niñas de todos los niveles. En las escuelas donde nosotros damos actividades, empezamos por evaluar en qué punto el educador está marcado por el conflicto. «Hay un temor general en las escuelas de ver al EI regresar o atacar de nuevo mediante combatientes ocultos entre la población», explica Cynthia Winkelmann, nuestra especialista en ayuda humanitaria. Los profesores, que juegan un papel crucial en la vida de los niños y niñas y de la comunidad, reciben un apoyo psicosocial para ayudarles a hacer frente a la situación. También se les forma para asegurar una acogida adaptada para los niños y niñas que han sufrido traumas en lugares que deberían ser seguros. «Nosotros apoyamos la resiliencia para facilitar el regreso a su casa, y les ayudamos a adquirir algunas competencias esenciales que podrán aprovechar para sobreponerse a las experiencias traumáticas.» confía Marta Alberici, nuestra coordinadora encargada de la protección y de la educación de los niños y niñas en Irak.
Para intentar obtener un efecto duradero, los profesores aprenden también a dar eficazmente sus lecciones en contextos de urgencia o a numerosos niños y niñas con importantes lagunas, sobre todo a enseñar competencias elementales de comunicación o a gestionar sus emociones. Nuestro principal objetivo consiste en construir un entorno inclusivo que esté adaptado a los niños y niñas para impedir que abandonen la escuela. Incluso se dispensan lecciones suplementarias después de las clases para permitir a los niños y niñas que no estaban escolarizados o que frecuentaban escuelas dirigidas por el EI a alcanzar el nivel con el fin de que puedan proseguir su escolarización.
Fuente original: http://bit.ly/2KrjYyO

martes, 24 de julio de 2018

Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil 2018: «El Congreso es el comienzo de un movimiento sólido»


El Congreso Mundial sobre Justicia para la Infancia ha tenido lugar en París del 28 al  30 de mayo de 2018. El tema de este año era reforzar los sistemas de justicia para la infancia: retos, sobre todo ligados a los desencadenantes de la violencia extrema. El evento está coorganizado por Terre des hommes – Lausana. Kristen Hope, consejera de investigación y defensora del Programa Acceso a la Justicia de Tdh ha respondido a nuestras preguntas.
-¿Cuál ha sido el impacto del Congreso?
El Congreso Mundial sobre Justicia para la Infancia de 2018 en París ha sido un éxito. Más de 800 participantes de 95 países diferentes han asistido al evento durante estos tres días. Algunos de los mejores representantes internacionales de una aproximación centrada en los derechos de la infancia frente a la violencia extrema estaban presentes. Ellos provienen de diferentes especialidades, desde profesiones jurídicas, organizaciones internacionales de derechos humanos, y las Naciones Unidas. También estaban presentes representantes gubernamentales e incluso los mismos jóvenes. Esta diversidad y esta complementariedad han conducido a intercambios muy ricos.
La justicia a menudo no es lo primero que la gente piensa cuando se habla de los derechos de la infancia. Sin embargo, es la tercera vez que ha tenido lugar un congreso mundial que ha reunido a tantas personas diferentes para hablar de justicia para los niños y niñas. El tema de este año -la violencia extrema - es muy pertinente pero también controvertido. La lucha fundamental en favor de los derechos de la infancia  como prioridad absoluta en cualquier acción que intenta contrarrestar o prevenir la violencia extrema es primordial.
Hemos creado una plataforma donde estas ideas pueden se expresadas. El Congreso no es un objetivo en sí mismo sino un medio eficaz para lograr un cambio perdurable en la vida de los menores que están en contacto con el sistema judicial. Es el comienzo de un movimiento sólido para contrarrestar algunos de los principales prejuicios vinculados a los jóvenes implicados en la violencia extrema.
-¿Podría contarnos algún momento fuerte para usted?
Es la manera en que los jóvenes han participado. Un grupo de jóvenes de diferentes países de Europa que habían tenido contacto con los sistemas judiciales estaban presentes en el Congreso Mundial de París. Ellos han participado en una sesión sobre la participación de los niños y niñas y de los jóvenes en los procesos judiciales con adultos que trabajan en los sistemas judiciales formales e informales.  Fue una discusión abierta y muy honesta sobre lo que se debería cambiar y como estos actores podrían escuchar mejor y valorar los puntos de vista de los menores en los sistemas judiciales.
El grupo de jóvenes enseguida ha hecho una presentación plenaria, donde han insistido en el hecho de que no es suficiente que los jóvenes expongan sus punto de vista, sino que es primordial que sean escuchados y que sus necesidades sean tenidas en cuenta. Las 800 personas presentes en la sala se han levantado para aplaudir su intervención. En el futuro, debemos implicar tanto como sea posible a los niños y niñas en la fase de desarrollo de iniciativas legales y de su realización.
-¿Cuáles son las siguientes etapas para Tdh?
Acabamos de finalizar la Declaración de París en colaboración con los miembros del consorcio. Se trata de una herramienta defensiva para todos los que luchan en favor de los derechos de la infancia en los sistemas judiciales y de los acusados de violencia extrema. La declaración subraya la primacía de los derechos de la infancia frente a una aproximación secundaria. Los niños y niñas tienen el derecho de no ser encarcelados, una medida que no debería ser utilizada más que como último recurso y durante un breve período de tiempo. Es un elemento fundamental de la Agenda de 2030 para el desarrollo perdurable en el que todos tenemos la responsabilidad común de vigilar para que ningún menor sea olvidado. En el transcurso de los próximos meses y de los próximos años, Tdh proseguirá abogando para cambiar las prácticas en los diferentes países y las conductas de los actores judiciales que trabajan diariamente con niños y niñas. 
Fuente original: http://bit.ly/2mEFB5t 
 
Vídeo: ¿Qué es la justicia juvenil restaurativa?
 

lunes, 16 de julio de 2018

El choque de la migración


En 2017, cincuenta millones de niños y niñas en el mundo han huido de la guerra, de la violencia, de la pobreza o de la inseguridad. Desarraigados a su pesar, viven la migración o el desplazamiento como un choque que afecta particularmente a cinco aspectos de su vida.
  • El sentimiento de seguridad y de protección: lejos de su hogar, se encuentran en situaciones de estrés y han perdido sus referentes que son indispensables para el buen desarrollo del menor
  • Sus relaciones y su entorno: la migración a menudo deteriora la relación de los niños y niñas con su familia y su comunidad. Ellos no pueden ir a la escuela, no tienen espacio para jugar y sufren a veces de aislamiento.
  • El respeto de sus derechos: mal informados o no hablan la lengua local, los niños y niñas emigrantes no conocen sus derechos y no saben a quién dirigirse para pedir ayuda.
  • Su identidad y sus roles: los niños y niñas adquieren muchas responsabilidades muy pronto, como por ejemplo trabajar para ayudar a cubrir las necesidades de la familia.
  • Las perspectivas de futuro: enfrentados a dificultades económicas y de integración los niños y niñas desplazados a menudo deben renunciar a sus sueños y ambiciones.
Nuestros especialistas en protección a la infancia trabajan con los niños y niñas, sus familias y sus comunidades para limitar las consecuencias psicológicas y sociales de la migración. Les ofrecen un tono protector, les transmiten competencias claves y mejorarán así sus perspectivas de futuro.
África del Oeste 
Nuestros puntos de esperanza ofrecen un espacio protector a los niños y niñas migrantes a lo largo del camino entre Costa de Marfil y Nigeria. Gracias a las actividades psicosociales, nuestros equipos refuerzan algunas de sus competencias. Los juegos de sociedad les permiten por ejemplo trabajar sobre sus emociones mientras que las actividades artísticas y creativas como la danza, el canto o la percusión aumentan su autoestima.
Jordania
Para apoyar y proteger a los niños y niñas más vulnerables afectados por la crisis siria en Jordania, nuestros equipos reintroducen en la vida de los niños y niñas lo que debería ser esencial: el juego. A través de juegos de construcción, del teatro y de los cuentos creados por niños y niñas para niños y niñas, les devolvemos el gusto de reírse y de imaginar otra realidad y les devolvemos la esperanza que la situación en Siria les ha robado.
Irak
Tdh ha lanzado un proyecto piloto “You Create” para mejorar el bienestar, la resiliencia y la cohesión social de los niños y niñas desplazados por el conflicto en Irak. Nuestros equipos forman y encuadran a los jóvenes y a los niños y niñas para que desarrollen y organicen ellos mismos actividades artísticas para sus pares. Bricolaje, jardinería, escultura, escritura o creación de un blog forman parte de las actividades que permitirán reforzar la protección, la participación y la autonomía de 2.000 jóvenes y niños y niñas.
Albania
En Albania, utilizamos el teatro como medio para apoyar a los niños y niñas emigrantes que regresan a su país y prevenir la migración de riesgo. Nuestros especialistas ayudan así a los menores a explicar sus sentimientos, a compartir sus experiencia y a gestionar positivamente sus emociones. Más de 500 niños y niñas y jóvenes participan regularmente en estas actividades organizadas en las escuelas y en los centros comunitarios en colaboración con las autoridades locales.
Fuente original:http://bit.ly/2LmBDsM

martes, 10 de julio de 2018

Egipto: cuando el fútbol ofrece un futuro a los niños y niñas refugiados


El fútbol, es algo más que la Copa del Mundo. Es también una formidable herramienta de integración. En Egipto donde viven más de cinco millones de refugiados y de migrantes, Terre des hommes (Tdh – Ayuda a la infancia) utiliza el fútbol para ayudar a los niños y niñas a reconstruirse psicológica y socialmente.
Las voces de las mujeres resuenan en uno de los siete centros familiares de Tdh en El Cairo. Las madres entonan una canción siria batiendo palmas. Una sonrisa nerviosa positiva se propaga: es un trozo de su patria que han llevado a Egipto. Doha, que vive aquí con su familia desde hace cinco años, acompaña su canto con movimientos de una danza siria. La realidad no es siempre así de dulce: «Nosotros huimos hace un año y hemos sufrido mucho», dice ella. «Cuando llegamos a Egipto los peques estaban muy perturbados.»
«El fútbol permite a los jóvenes recuperarse»
Nuestros animadores utilizan el fútbol como instrumento de trabajo, con el fin de ayudar a los niños y niñas a remontar sus dificultades personales : «Cuando pierden, los niños y niñas refugiados tienen la impresión de que no podrán levantarse porque ya han perdido todo durante la guerra. Gracias al fútbol les mostramos que pueden recuperarse y tener un objetivo en la vida», explica Pasant Aly Mokhtar, responsable del equipo de animación.
Transmitir competencias claves
Fuera, los menores juegan al fútbol: ellos y ellas driblan, corren y marcan. Pero las apuestas son muy altas. Khozayma Mohamed Mando, uno de nuestros entrenadores explica: «Yo no quiero que los niños y niñas se contenten con jugar. Me gustaría que progresen día a día y que adquieran nuevas competencias y se integren socialmente.»
Entre los niños y niñas que participan en nuestras actividades, muchos de ellos vienen de medios desfavorecidos y a veces expresan sus frustraciones con comportamientos agresivos. «Junto con los niños y niñas hemos elaborado un código de conducta y lo hemos colgado en la pared. Después de algunas semanas he quitado la hoja, ellos automáticamente respetan ahora las reglas», dice  Khozayma, sonriendo, no pierdo nunca la confianza en los niños y niñas.
Favorecer la integración  
En Egipto, la discriminación y el acoso racial con respecto a los refugiados sudaneses representan un gran problema de integración. Noor, una madre sudanesa, está sentada a la sombra de un árbol para mirar a su hijo Mohammed jugar. Ella llegó a El Cairo sola con sus hijos hace poco más de cinco años. Ella tiene miedo de relacionarse con desconocidos. Antes de cada partido los niños y niñas deben formar su equipo pero no pueden hacerlo basándose en la nacionalidad. Esto favorece la integración: Mohammed ha empezado a relacionarse con los niños y niñas. «La conducta de mi hijo ha cambiado desde que participa en estas actividades», nos confía Noor sonriendo.
Reforzar la confianza en sí mismo  
Algunos niños y niñas llevan todavía el fardo de la guerra o la pérdida de un miembro de su familia. Otros no se acuerdan ya de su casa, pero les cuesta adaptarse a su nuevo entorno. Cuando participan en los entrenamientos por primera vez, se encuentran muy vacilantes.
El trabajo de Khozayma es mejorar su confianza: «No se trata de ser el mejor. Yo dedico mi atención y mi apoyo a todos, incluso a los niños y niñas que tienen pocas competencias. Aquí el estado de espíritu es "tu puedes hacerlo".»

martes, 3 de julio de 2018

Recomendaciones para la reunificación de los niños y niñas separados de sus familias

La “Alianza para la protección de la infancia en acción humanitaria” es una red de inter-agencias que cuenta con casi 100 miembros que trabajan juntos para proteger a los niños y niñas que atraviesan pruebas difíciles. Hacemos un llamamiento de acción urgente para reunir rápidamente a los niños y niñas separados de sus familias y poner fin a su detención, conforme a sus intereses superiores.
En base a nuestras experiencias colectivas, los conocimientos que hemos aprendido de ellas y las normas reconocidas en materia de cuidados y de protección a la infancia, nosotros exhortamos a todas las partes a:
- Facilitar el reagrupamiento familiar rápido;
- Aportar un apoyo psicológico y psicosocial a los niños y niñas y a sus familias;
-  Asegurarse de que los procedimientos administrativos y jurídicos respeten los intereses superiores de la infancia;
- Impedir cualquier nueva separación familiar poniendo fin a recurso de la detención.
Situación actual  
En un periodo de cinco semanas, al menos 2.300 niños y niñas han sido separados de sus familias en la frontera sur de Estados Unidos. El decreto ejecutivo promulgado intenta poner fin a la separación de las familias recurriendo a la detención familiar. En consecuencia, los menores ahora son detenidos con sus padres en los mismos centros de tratamiento. Sin embargo, la separación siempre es posible pues estos menores no pueden legalmente estar detenidos más allá de 20 días, mientras que el plazo para tratar las peticiones de asilo o de los procesos de inmigración son mucho más largos.
Perjuicios y riesgos potenciales para los niños y niñas si no se hace nada
Se ha demostrado que la separación de los miembros de la familia y la detención - sea no acompañada o familiar - tiene efectos negativos en el desarrollo general de los niños y niñas y su bienestar a largo plazo. Las secuelas duraderas en el bienestar de los niños y niñas aparecen casi inmediatamente y aumentan con la duración de la separación. Es particularmente cierto si la situación no se explica al menor de una manera apropiada o si el menor ya ha atravesado por pruebas anteriores o múltiples.
Durante una separación familiar y el alojamiento en una casa, los niños y niñas están expuestos a grandes riesgos de negligencia, violencia, explotación y abuso. Los niños y niñas no pueden desarrollarse plenamente sin lazos afectivos fuertes con sus principales referentes educativos. Esto es cierto para cualquier menor, lactante o adolescente. La separación súbita y obligada de los menores de sus padres pueden causarles un perjuicio comparable al que sufren los niños y niñas durante las crisis humanitarias, como el hecho de vivir en zonas de guerra o en campos de refugiados.
La detención familiar tiene un impacto muy nefasto en el bienestar a largo plazo de los niños y niñas y de sus padres. Otro efecto negativo directo sobre el bienestar de los niños y niñas, es que la detención disminuye también la capacidad de los padres para protegerles de las secuelas psicológicas y cognitivas de larga duración.
Recomendación 1:  Facilitar el reagrupamiento familiar rápido
- Coordinar, a través de un amplio equipo de trabajo dedicado a la reunificación de los niños y niñas no acompañados, la acción de las agencias gubernamentales y de los actores de la protección de la infancia con el objeto de favorecer la identificación, las referencias, la localización y la reunificación rápida de los niños y niñas separados.
- Asegurar la puesta en marcha de procedimientos operacionales estandarizados para delimitar los roles y responsabilidades (funcionales y geográficos) de las personas implicadas en el acogimiento, la reunificación y la determinación del estatus jurídico de los niños y niñas separados de su familia. Estos procedimientos sobre todo deberían incluir una consolidación de los protocolos de compartir la información y los sistemas de gestión de los casos para responder a las necesidades individuales de los niños y niñas y de sus familias.
- Establecer asociaciones con las comunidades de inmigrantes y las organizaciones de la sociedad civil vinculadas para facilitar la reunificación familiar rápida.
- Establecer una relación entre las demandas de los niños y niñas y los padres para  asegurar que sus casos sean tratados en conjunto.
- Respetar el derecho de los padres y de los niños y niñas de escoger su plan de reunificación en función de sus preferencias.
- Cesar de desplazar a los niños y niñas separados lejos de sus padres o en distintas ubicaciones.
Rcomendación 2: proveer de un apoyo psicológico y psicosocial a los niños y niñas y a sus familias
- Asegurar un contacto cotidiano entre los niños y niñas y sus familias y prepararles para la reunificación.
- Reforzar el acceso a los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial adaptados a los niños y niñas.
- Informar a los niños y niñas, a las familias y a las personas que les encuadran del avance de su caso utilizando los canales apropiados para asegurar una información rápida, segura, accesible y apropiada en función de la edad y del sexo de cada uno.
Recomendación 3: Asegurarse de que los procedimientos administrativos y jurídicos respeten los intereses superiores de los niños y niñas 
- Limitar la exposición de los menores a los centros de tratamiento, de detención o de otros dispositivos de alojamiento institucional.
- Vigilar que todo el personal que interactúa con los niños y niñas reciba una formación apropiada en materia de cuidados y de apoyo adaptados al handicap, a la edad, al sexo o a eventuales traumas.
- Establecer y respetar los procedimientos administrativos y jurídicos que tratan de los niños y niñas separados de sus familias de una manera no discriminatoria, adaptada a su edad y que tenga en cuenta los traumas sufridos.
- Dar a los niños y niñas separados de sus familias acceso a una representación jurídica en un tiempo oportuno.
- Informar a los niños y niñas utilizando medios de comunicación adaptados a su edad, su sexo y su handicap.
Recomendación 4: impedir cualquier nueva separación familiar, poniendo fin al recurso de detención
- Identificar las alternativas comunitarias a la detención no privativa de libertad, que favorecen la unidad familiar y tienen en cuenta la evolución de las necesidades de la familia a la vez que la evolución de su caso.
- Colocar a todos los niños y niñas en espera de reunificación en un marco familiar lo menos restrictivo posible, donde el interés superior del menor constituye la consideración primordial.
- En todo momento, vigilar que los niños y niñas se beneficien de un acceso apropiado a la alimentación, a un alojamiento, a asistencia sanitaria, al descanso, a actividades educativas, sociales y recreativas y al contacto cotidiano con los miembros de su familia y con los servicios psicosociales y jurídicos profesionales.
Fuente original: http://bit.ly/2NjPCky

martes, 26 de junio de 2018

Número récord de niños y niñas socorridos durante las crisis humanitarias en 2017


Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) se compromete al lado de los niños y niñas y sus familias, allí donde las necesidades son más urgentes. Por primera vez en la historia, nuestros equipos han apoyado en 2017, a más de un millón de niños y niñas y a sus familias en las crisis humanitarias.  Una subida de cerca del 70% con respecto al informe del año anterior. El último informe anual de Tdh anuncia un récord absoluto.
El año pasado, un niño de cada seis, no pudo ir a la escuela, por culpa de su entorno devastado, o de su hogar destruido, o por haber sido herido o sufrido atrocidades o por haber sido testigo de ello. Un niño de cada seis ha perdido uno o varios familiares. Nuestros colaboradores y colaboradoras han acudido en ayuda de los niños y niñas allí donde había más necesidad: sobre todo cerca de las líneas del frente, como en Irak o en Nigeria, o en el corazón de los conflictos olvidados por ejemplo el de Ucrania, y también en la ruta del exilio y en los campos de refugiados entre los millones  de sirios, rohingyas o somalíes que han intentado escapar de la violencia. Hemos ayudado a más de un millón de niños y niñas y a sus familias en situación de crisis humanitaria en 2017, o sea 400.000 beneficiarios más que el año pasado. Se trata de un récord histórico para la ONG suiza de ayuda a la infancia.
El volumen de actividad de Tdh por primera vez ha sobrepasado los 100 millones de francos suizos en 2017, con 105,3 millones, una subida del 27% con respecto a la gestión del año anterior. «El importante crecimiento de nuestras actividades está relacionado con el aumento de las crisis y de las necesidades de las poblaciones vulnerables afectadas. También es el reflejo de nuestra voluntad de proseguir con nuestros esfuerzos en los contextos frágiles donde continuamos invirtiendo en el refuerzo de las capacidades de los actores locales con el fin de aumentar su autonomía», rebela Vito Angelillo, director de Tdh. 160.000 educadores, trabajadores sociales y jueces de menores han sido formados y sensibilizados en sus países en 2017, o sea dos veces más que en 2016. Esta inversión permite alcanzar a más niños y niñas y reforzar la perennidad de los medios puestos en marcha.
Hemos apoyado a un total de 3,1 millón de niños y niñas y a sus familias en 48 países el pasado año. «Queremos cambiar de forma positiva y duradera las condiciones de vida de estos niños y niñas y de sus familias. Que esto ocurra en las crisis humanitarias o en los contextos de desarrollo a largo plazo, pues los niños y niñas son las primeras víctimas de la violencia y de la pobreza. A pesar de las condiciones de intervención cada vez más difíciles, nosotros vamos a mantener el rumbo sobre nuestras prioridades estratégicas que son la salud de las madres y de sus hijos e hijas en los primeros años de vida, y la protección de los niños y niñas. Estos campos están en el corazón de nuestra intervención», precisa Vito Angelillo.
Fuente original: http://bit.ly/2yTUsSD

Buscad en nuestra web documentación para descubrir nuestras acciones en 2017.

Ved los siguientes vídeos:
*Grèce: un FabLab pour stimuler la créativité des jeunes réfugiés
*La justice juvénile en Amérique latine
*Le numérique peut sauver des vies

martes, 19 de junio de 2018

Los niños y niñas empleados normalmente en la industria del automóvil y de la electrónica


Investigaciones llevadas a cabo por Terre des hommes – Holanda (Tdh – Ayuda a la infancia) sobre la industria minera mundial de mica, mineral con brillo y propiedades refractarias y aislantes únicas, que se usa habitualmente en la industria de automóvil y de electrónica. La industria minera de la mica ha recurrido en gran escala al trabajo infantil y la demanda de ese mineral no hace más que crecer. Es indispensable una aproximación conjunta de los gobernantes, empresas y ONG.
En su informe, «La industria minera de mica en el mundo y el impacto sobre los derechos de la infancia», Tdh examina el volumen de producción de mica en 20 países y la violación de los derechos de la infancia durante su extracción.  La extracción de mica en hojas, el tipo de mica utilizado en electrónica, constituye un trabajo intensivo, trabajo que es realizado por los más pobres y sus hijos e hijas. En India, Madagascar, China, Sri Lanka, Pakistán y Brasil es donde el riesgo de violación de los derechos de la infancia en las minas de mica es más fuerte. India y Madagascar, con hasta el 90% de minas ilegales son los principales exportadores de mica en hojas del mundo. Solo en India, más de 22.000 niños y niñas trabajan en las minas de mica. Las condiciones de trabajo en las minas ilegales son duras. Los colapsos no son raros. El polvo de mica liberado durante el provoca silicosis pulmonar.
La mica forma parte de 15.000 componentes de los coches
La industria de la electrónica (incluyendo los componentes electrónicos de los coches) es el mayor comprador de mica con el 26%, seguido por la industria de la pintura y de revestimientos con el 24%. La mica es utilizada en aparatos eléctricos tales como secadores de pelo, y maquinillas de afeitar, pero también en los smartphones, en los ordenadores portátiles, PCs y todo lo que contengan circuitos impresos. Uno de los constructores de automóviles interrogado ha identificado la presencia de mica en 15.000 piezas de automóvil. La mica sintética, que se utiliza principalmente en la industria cosmética, representa un 10% del mercado. Los análisis muestran que la mica sintética no constituye por el momento una alternativa viable.
Sector privado
Según Aysel Sabahoglu, de Tdh: «Es chocante ver cómo las empresas ignoran mayoritariamente el hecho de que sus productos contienen una materia prima extraída por niños y niñas.  Algunas empresas que son conscientes de ello no ponen en marcha ninguna estrategia para remediarlo. Son necesarios muchos más esfuerzos y presiones para crear minas legales donde los adultos puedan trabajar con total seguridad por un salario equitativo y que sus niños y niñas puedan frecuentar la escuela».
Ahora es el momento para que las empresas de electrónica y del automóvil en particular, tomen medidas. Tdh pide a estas empresas que efectúen las verificaciones necesarias a nivel de su cadena de aprovisionamiento con el fin de asegurar la procedencia de la mica que utilizan en sus productos. Las empresas no deberían aceptar recursos procedentes del trabajo infantil y deberían desterrar a los proveedores que recurren al trabajo infantil.
Tdh ha recurrido al Stichting Onderzoek Multinationale Ondernemingen (SOMO) para llevar a cabo esta investigación que se ha realizado en colaboración con Tdh. 
Fuente original: http://bit.ly/2yoia93
-->

jueves, 14 de junio de 2018

Asia: luchar contra la explotación infantil en la industria del algodón


Los niños y niñas que trabajan en las cadenas de valor mundiales están entre los más vulnerables del mundo. Sea en agricultura, en producción industrial, en extracción de minerales o en servicios, nosotros los consumidores del producto final, estamos implicados. Por eso Terre des hommes - Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) apoya y protege a la infancia en riesgo o afectados por la explotación, además de procurar condiciones de trabajo decente para jóvenes.
Ciento cincuenta y dos millones de niños y niñas en el mundo son explotados, de los cuales 72 millones en actividades peligrosas  (Organización Internacional del Trabajo (OIT), 2017). En India, el salario diario de un menor que trabaja hasta doce horas diarias en condiciones extremas en una granja de granos de algodón es inferior a 1,50 $. «Los niños y niñas que viven en medios desfavorecidos a menudo solo pueden elegir trabajar para apoyar económicamente a su familia», nos confía Anna Lazar, delegada de Tdh en India. «Los niños y niñas a menudo trabajan en condiciones de inseguridad y peligrosas para su salud, las largas horas bajo el sol o expuestos a productos químicos que tiene un impacto negativo para su bienestar y su desarrollo.» Además, los niños y niñas que emigran buscando un trabajo caen a menudo en las garras de traficantes o explotadores sexuales sobre todo las niñas.
Proponer alternativas  
Los niños y niñas y sus familias son el centro de atención de las actividades de Tdh. Además de procurarles los servicios básicos, Tdh anima a los niños y niñas afectados o en riesgo de explotación a dirigirse hacia alternativas adaptadas como la educación o la formación profesional para ellos o sus familias.
Es con este espíritu con el que Tdh ha emprendido un trabajo a todo lo largo de la cadena de valor del algodón en Asia. Según nuestras investigaciones, las condiciones de trabajo en esta industria tienen un efecto nefasto en el bienestar, la protección y el desarrollo de los niños, niñas, jóvenes y sus familias. Nuestra aproximación se concentra en varias etapas de la cadena de aprovisionamiento del algodón en el continente asiático. En India, por ejemplo, nos concentramos primeramente en la producción. En Bangladesh, las fábricas de hilados y las subcontratas de la industria de ropa constituyen los sectores en riesgo. En Myanmar, se impone en el sector textil, en plena expansión, una mayor vigilancia del trabajo infantil.
Marcar la diferencia juntos
«La contribución de las empresas que comparten nuestra visión es esencial si se quiere prevenir la explotación infantil en las cadenas de aprovisionamiento. Estas empresas colaboran con los actores locales y las comunidades para elaborar y poner en marcha soluciones avanzadas que contribuyan a resolver este problema mundial», explica Peggy Herrmann Ljubicic, responsable del programa de lucha contra la explotación infantil de Tdh. Una cooperación con los actores de la oferta y la demanda de la cadena de valor del algodón permitirá alcanzar soluciones duraderas: por un lado, actividades adaptadas a los niños y niñas y a sus familias (mejora de los medios de subsistencia, ofrecer formaciones profesionales y apoyo de las comunidades); por otro lado, colaboración con las empresas para establecer fundaciones que impongan sobre todo la integración de los derechos de la infancia en las políticas de transparencia y códigos de conducta con respecto al trabajo infantil.
Para poner fin a la explotación infantil en la cadena de valor mundial se necesita ante todo un esfuerzo colectivo. Es así como hemos conseguido reducir la distancia entre los consumidores y los productos, los dos extremos de la cadena de valor, con la ayuda de soluciones innovadoras y contextuales. Con ocasión del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, no nos olvidamos de los niños y niñas explotados en el mundo. Juntos podemos marcar la diferencia.
Fuente original: http://bit.ly/2ya386N 

lunes, 11 de junio de 2018

Panamá: adaptar la justicia a los niños y niñas


Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), líder mundial en materia de promoción de la justicia juvenil restaurativa, co-organiza el Congreso Mundial 2018 sobre la justicia para los niños y niñas. Uno de los objetivos: sensibilizar a los diferentes profesionales en la importancia del estatus de los menores en estos procesos. En Panamá, Tdh ha puesto en marcha este objetivo en la justicia llamada “indígena”, invitando a los actores de las comunidades a adoptar sus sistemas de justicia a los niños y niñas y a los jóvenes.
Los niños y niñas deben seguir siendo niños y niñas ante la justicia  
En la mayoría de los países de América latina, coexisten dos sistemas de justicia: el sistema del Estado y el sistema indígena ancestral. En el seno de las siete comunidades   indígenas de Panamá no existe ningún procedimiento específico para los menores: aunque sean menores, la ley costumbrista considera que estos últimos deben ser tratados como adultos. Nosotros nos estamos entrevistando con los jefes de las comunidades indígenas panameñas, que se han mostrado interesados por la puesta en marcha de un sistema de justicia adaptado a los niños y niñas y basado en el derecho.
Un proyecto innovador que reúne a todos los actores vinculados
La justicia juvenil restaurativa tiene como fundamento restablecer los lazos rotos entre el autor de la infracción y la víctima o la comunidad. Para identificar los medios para conseguir este objetivo hemos organizado 20 talleres con 640 jueces tradicionales y representantes de la autoridad de las siete comunidades indígenas y 110 estudiantes indígenas de universidades de Panamá en 2017. Los participantes que provienen de diferentes horizontes han aprendido primeramente los dos sistemas de justicia y han reflexionado juntos sobre las formas de desarrollar los sistemas para garantizar el respeto de los derechos de la infancia.
«Este proyecto es innovador pues muy pocos eventos fomentan la participación de los jóvenes indígenas de las diferentes comunidades», declara Yanisbeth Daira González, estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá.
Hacia el desarrollo a escala regional de este proyecto   
En colaboración con la Fundación para la Promoción del Conocimiento Indígena (FPCI), hemos organizado un Semanario nacional sobre justicia juvenil indígena, que ha atraído a más de 130 participantes: los representantes de la autoridad de las siete comunidades indígenas, estudiantes y especialistas internacionales en justicia juvenil. Los participantes han intercambiado oportunamente buenas prácticas para mejorar la protección a la infancia y a la adolescencia indígena en conflicto con la ley, conforme a la Convención relativa a los derechos de la infancia. Este proyecto piloto realizado en Panamá ha servido de trampolín para nuevas iniciativas con vista a un despliegue a escala regional.
Visionad el vídeo completo sobre nuestros proyectos de justicia juvenil.
Fuente original: http://bit.ly/2y1VjQq

lunes, 4 de junio de 2018

Los medios sociales al servicio de los niños y niñas emigrantes


¿Cómo proteger mejor a los niños y niñas emigrantes gracias a las redes sociales? Este es el tema escogido por Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) para el Hack 4 Good, su primer Hackathon.
Contracción de "hack" et "marathon", un hackathon es un evento en el cual los equipos desarrollan soluciones a una problemática dada en un corto período de tiempo. Del 13 al 15 de abril de 2018, 13 participantes provenientes de Siria, Camerún, Irán e incluso de Sudán se han reunido durante el fin de semana en Ginebra para elaborar soluciones innovadoras con ocasión del Open Geneva, un Festival de 30 hackathones sobre Innovación Abierta. Un equipo de cuatro mentores de perfiles complementarios (design thinking, communication, protection, IT) también estaban presentes para ayudar a los equipos.
«La motivación sin fallos de los tres equipos y su remarcada implicación ha permitido la emergencia de ideas variadas que han obtenido la atención no sólo de Tdh sino también del Open Geneva», declara Fleure Maricaux, coordinadora del hackathon. Durante ese fin de semana se han desarrollado tres ideas.
1. Drawing Bridges, Crafting Common Stories: la puesta en marcha de una plataforma web (safe space virtuel) para compartir material creativo (dibujos, música, canciones, etc.) entre los escolares de las comunidades de acogida y los niños y niñas migrantes con el fin de desarrollar la empatía y una narrativa común a largo plazo.
2. MOVE ! «You’re in safe hands»: desarrollo de una aplicación móvil on line de contenido recargable, tal como cartas, léxicos, informaciones legales y guías de primeros auxilios con el fin de dar información a los emigrantes como alternativa a los servicios ofrecidos por los traficantes.
3. Migrant 4 Migrant (M4M): creación de un MOOC (Massive Open Online Course) sobre los derechos humanos, los derechos de la infancia, así como la igualdad de géneros con el fin de favorecer que los jóvenes emigrantes puedan hacer algo y hacer un llamamiento a la gente influyente de la población de origen para que difundan el contenido a través de las redes sociales.
Aunque todos los equipos se han distinguido por su trabajo y por la calidad de sus presentaciones, la elección, aunque difícil, ha recaído sobre M4M que ha sabido integrar las redes sociales a su idea, como sugería el reto. Las próximas etapas incluyen para el equipo ganador un estudio de mercado, sesiones semanales con Tdh y una participación en un Bootcamp de cuatro días en Budapest para seguir desarrollando su idea.
El equipo Drawing Bridges había sido seleccionado durante el Hackathon por Open Geneva y ha podido presentar su idea en Ginebra ante los inversores, empresarios, innovadores y académicos, paralelamente a otros siete equipos de los 30 hackathones del Festival.
Fuente original: http://bit.ly/2LlJeHK