jueves, 13 de septiembre de 2012

Jordania - Tdh aporta protección y apoyo psicosocial a niños y niñas refugiados sirios


Desde 2011, miles de civiles huyen del conflicto sirio y se refugian en los países limítrofes. En agosto de 2012, eran 40.000 los refugiados registrados por la Agencia de Naciones Unidas solo en Jordania. Miles de ellos tienen necesidad de ayuda humanitaria. Y su número continúa aumentando. Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) acude en ayuda de los niños, niñas y familias refugiadas sirias, así como a las comunidades de acogida.
Hasta finales de julio de 2012, los refugiados debían atravesar los puntos de paso, controlados por las autoridades, antes de ser autorizados a entrar en Jordania. Enseguida encontraban refugio en las comunidades de las provincias del norte principalmente, pero también más al sur y en Amman, lugares de intervención de Tdh. Enseguida eran acogidos por parientes –las comunidades sirias y jordanas tienen fuertes lazos culturales y familiares- o debían encontrar ellos mismos otro refugio. Cruzando la frontera con recursos limitados, estos refugiados son más dependientes de la ayuda humanitaria (distribución de alimentos, de material de primera necesidad y de dinero por las asociaciones caritativas locales). Pero desgraciadamente esta ayuda no es siempre sistemática: los refugiados instalados en pueblos y no en las ciudades principales, a menudo son abandonados a su suerte y dejados de lado.
La mayoría de estos refugiados han sufrido sucesos muy violentos en su país en guerra. Se han producido abusos y  actos de tortura a mujeres, niñas y niños (particularmente a los muchachos). Los menores y sus familias tienen un nivel bajo de educación, viven en graves condiciones de pobreza y sufren problemas de salud y de educación. Numerosas cuestiones ligadas a la protección (trabajo infantil, matrimonios precoces, violencia doméstica) se derivan desgraciadamente de estas situaciones. Y en este contexto, el aumento de los alquileres o las falsas promesas de alojamiento en Jordania, fuerzan a muchos refugiados sirios a trabajar mucho más y a sufrir auténticas formas de explotación. 
Con la intensificación de la violencia en Siria, el número de personas que buscan refugio en Jordania ha aumentado dramáticamente estas últimas semanas. En agosto, el Gobierno jordano ha tenido que abrir el campo de Za´atri, cerca de Mafraq, donde solo los refugiados que se encuentren en las situaciones más críticas y los más vulnerables están autorizados a acceder.
Tdh, en colaboración con UNICEF y Chaîne du Bonheur , intervienen a favor de la protección de los niños, niñas y las  familias de las comunidades sirias y jordanas aisladas y les aporta un apoyo psicosocial indispensable en tiempos de crisis. Esta intervención es llevada a cabo a través de una red de organizaciones nacionales ya implantadas y activas sobre el terreno. El objetivo de Tdh es reforzar estas capacidades locales a fin de que ellas mismas puedan concienciar a los jefes de las comunidades y a las familias de los problemas que sufren sus niños y niñas y velar así por su bienestar.
Invirtiendo en una aproximación comunitaria y formando organizaciones locales, Tdh asegura a los menores que viven en comunidades de refugiados y también de acogida, una protección y un apoyo duradero.